El superalimento que tienes que cenar todos los días para dormir mejor y, de paso, adelgazar

La fruta es el verdadero manjar de los dioses, pero muchas personas no le hacen el caso que precisa. ¿Sabías que comer 2 o 3 piezas de fruta al día puede mejorar muchísimo tu estado de salud? En este artículo, los expertos de Sport te hemos preparado una guía con 5 razones para que incorpores la fruta a las cenas de verano, no solo porque sea fresquita (que también), sino por los beneficios que aporta a tu organismo.

Más información (Auto)

Motivos para cenar fruta este verano

Nutrientes esenciales: Las frutas son una fuente rica en vitaminas, minerales y antioxidantes. Son especialmente conocidas por ser una excelente fuente de vitamina C, que refuerza el sistema inmunológico y ayuda en la absorción de hierro. También aportan vitamina A, vitamina K, potasio y otros nutrientes clave para el buen funcionamiento del organismo.Fibra para la digestión: La mayoría de las frutas contienen fibra, un componente crucial para mantener una buena salud digestiva. La fibra ayuda a prevenir el estreñimiento, regula el tránsito intestinal y puede contribuir a la reducción del colesterol en la sangre.Hidratación natural: Las frutas tienen un alto contenido de agua, lo que las convierte en una excelente opción para mantenernos hidratados, especialmente en épocas calurosas o durante la práctica de actividad física.Bajas en calorías y grasas: En general, las frutas son bajas en calorías y grasas, lo que las convierte en un alimento ideal para quienes buscan mantener un peso saludable. Además, son naturalmente dulces, lo que puede satisfacer los antojos de algo dulce sin recurrir a opciones menos saludables. Algunas frutas, eso sí, tienen muchas calorías (como el aguacate).Protección contra enfermedades: El consumo regular de frutas se ha asociado con la prevención de diversas enfermedades crónicas. Su alto contenido de antioxidantes ayuda a combatir el estrés oxidativo en el cuerpo, lo que puede reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares, cáncer y otros trastornos degenerativos.

Más allá de estas razones, que deberían ser suficientes para convencerte a cenar fruta este verano, la fruta también mejora la salud de tu piel, aporta energía natural y lo mejor de todo: puede que no te guste el melón, pero hay sandía. Es decir, la fruta es versátil al haber mucha variedad.

Publicaciones

Publicaciones