Los Pumas siguen dando pasos convincentes hacia el Mundial: una derrota en Sudáfrica que no frena su avance

En cualquier otra instancia, la derrota por 22-21 ante Sudáfrica habría significado un golpe duro para los Pumas. Por mucho que duela, sobre todo después de haber estado tan cerca de un triunfo épico y especialmente de haber dictado el ritmo del partido durante la mayor parte del tiempo, los progresos que continúa evidenciando el seleccionado argentino lo dejan en buena posición de cara al objetivo principal, el Mundial Francia 2023.

Jugando en uno de los templos del rugby mundial como es Ellis Park, ante el campeón del mundo que llegaba con sed de revancha tras caer ante All Blacks, fueron los Pumas quienes impusieron condiciones. Después de un primer tiempo en el que el poderío físico sudafricano se hizo sentir, los argentinos respondieron con igual intensidad, a la que le agregaron muy buenos pasajes en ataque. La falta de definición en los últimos metros, mismo déficit que presentó en el último partido ante Australia, y la ausencia de un pateador natural fueron los factores que alejaron a los Pumas de la victoria.

El triunfo local dejó a los Springboks como subcampeones del Rugby Championship y a los Pumas en tercer lugar, detrás del campeón Nueva Zelanda y delante de Australia. El certamen hemisférico, no obstante, no es más que un pretexto para afinar la sintonía de cara al Mundial, y en ese sentido los argentinos dieron otro paso al frente.

El scrum, uno de los aspectos que estaba en tela de juicio, si bien fue superado por el de Sudáfrica, el mejor del mundo en la materia, se mostró sólido, al punto que no cometieron ningún penal en esa instancia. El maul, otro costado del juego que necesitaba mejorar urgente, sufrió en el primer tiempo pero se repuso en el segundo. La defensa volvió a ser factor generador de dominio psicológico y propició contraataques. La ofensiva volvió a mostrar progresos, especialmente a la hora de generar ataques prolongados con control de pelota.

La diferencia, en definitiva, estuvo en el punto de contacto. La preponderancia de los sudafricanos en los rucks les permitió recuperar innumerable cantidad de pelotas, sobre todo en extrema defensa.

Además, la ausencia de Emiliano Boffelli debido a que Michael Cheika eligió rotar jugadores, derivó en que la responsabilidad recayera en Santiago Carreras. El cordobés, que no es un pateador natural, comenzó bien al acertar sus primeros tres envíos a los palos, pero luego falló tres de los últimos cuatro. En un partido cerrado, una ventaja excesiva. En el Mundial, cabe suponer, no va a ocurrir algo así.

Sudáfrica sacó la diferencia en la primera mitad, donde fue superior merced especialmente a su potencia física y apoyó dos tries. Los Pumas respondieron en el segundo tiempo con igual ímpetu y buenas acciones en continuado de varias fases. De haber tenido mayor capacidad de definición en los últimos metros, otra habría sido la historia.

En materia individual, cabe destacar otra gran actuación de Mateo Carreras, uno de los puntos más altos de los Pumas en los tres partidos de este año. Santiago Chocobares aprobó con creces en su presentación en el ciclo Cheika. Lucio Cinti volvió a tener participaciones positivas. ¿El centro de la cancha para el 9 de septiembre en Marsella? Los forwards jugaron todos en nivel altísimo, bancándose la fiereza de los sudafricanos y hasta redoblando la apuesta. Para sacarse el sombrero e ilusionarse con lo que está por venir.

El try de Mateo Carreras

El segunda línea Eben Etzebeth apoyó por la punta y el centro Damian de Allende hizo su try desde el maul. Esta paradoja habla menos de un cambio de paradigma en el tradicional juego sudafricano que en algunas variantes que le busca imprimir a un ataque que, en definitiva, sigue estando fundamentado en la potencia, la solidez en las formaciones fijas y una estratégica utilización del pie.

En el primer tiempo, los Pumas se metieron cuatro veces dentro de los 10 metros del campo rival y en tres de ellas terminaron con penal en contra. Una de esas situaciones, por ejemplo, derivó en el primer try sudafricano: pesca de Marx en extrema defensa, penal, line-out, penal por derrumbar el maul, line-out, try de maul apoyado por De Allende. La primera conquista, obra de Etzebeth, provino de un penal evitable en mitad de cancha. Los 10 penales cometidos en total, de todas formas, es una cifra aceptable.

Otro factor de desequilibrio en esa primera mitad que terminó 15-9 para los locales estuvo en las salidas. Tras los dos primeros penales que acertó Santiago Carreras, los Pumas fallaron al recepcionar la pelota y les dieron puntos a los sudafricanos. Vale decir que también fue positiva la presión en las salidas propias, donde recuperaron un par de pelotas.

Tardó en moverse el marcador en el segundo tiempo. Sudáfrica otra vez recuperó una salida propia al inicio, pero los argentinos se defendieron bien contra su propio in-goal. Luego, una acción de cuatro tackles seguidos que mandaron a los sudafricanos para atrás, los Pumas ganaron un penal, pero Carreras falló su envío desde mitad de cancha. Enseguida, dos muy buenas acciones ofensivas de los argentinos, que con paciencia y agresividad hilvanaron ocho fases hasta llegar a centímetros del in-goal. Las dos veces terminaron perdiendo la pelota en el contacto.

Santiago Carreras falló otro penal y a la tercera oportunidad de sumar los Pumas eligieron ir al line-out. Como dos semanas antes contra Australia, cedieron un try de intercepción en franco ataque al querer ir a la punta. A los 28, Manie Libbok sentenció la victoria con una contra de toda la cancha (22-9).

Los Pumas no se dieron por vencidos. Juan Cruz Mallía recuperó la salida propia y desde allí se gestó la conquista de Mateo Carreras: no se podía por adentro, el espacio apareció por afuera. El yerro del otro Carreras en la conversión hizo que el milagro fuera imposible (22-14). Así y todo, los Pumas tuvieron la última y, en una gran demostración de temple y mentalidad, llegaron al try ya con el tiempo cumplido (Bertranou).

Compacto de Sudáfrica vs. Argentina

En siete días, los Pumas jugarán en Vélez su último compromiso de exigencia antes del Mundial, y el último antes de que Michael Cheika defina la lista de los 33 que irán a Francia. Un partido que, por esta circunstancia, siempre entraña una dificultad extra. Más adelante, se enfrentarán a España en Madrid, un encuentro de menor exigencia que servirá para terminar de ajustar pequeños detalles, pero que no es determinante en ningún sentido. La victoria ante Australia, primero, y esta gran actuación en Ellis Park, en definitiva, ponen a los Pumas sobre rieles. De no surgir imprevistos, desembarcarán en Francia con la certeza cabal de que pueden llegar lejos.

La síntesis de Springboks 22 vs. los Pumas 21

Sudáfrica (22): Willie le Roux; Cheslin Kolbe, Jesse Kriel, Damian de Allende y Kurt-Lee Arendse; Manie Libbok y Grant Williams; Pieter-Steph du Toit, Duane Vermeulen (c) y Marco van Staden; Marvie Orie y Eben Etzebeth; Frans Malherbe, Malcolm Marx y Steven Kitshoff.Entrenador: Jacques Nienaber.Cambios: PT: 30s, Faf de Klerk por Williams; ST: 5m, RG Snyman por Orie; 13m, Lukhanyo Am por Arendse; 15m, Kwagga Smith por Van Staden; 18m, Bongi Mbonambi por Marx, Trevor Nyakane por Kitshoff y Vincent Koch por Malherbe, y 38m, Damian Willemse por Le Roux.Argentina (21): Juan Cruz Mallía; Mateo Carreras, Lucio Cinti, Santiago Chocobares y Juan Imhoff; Santiago Carreras y Lautaro Bazán Vélez; Santiago Grondona, Juan Martín González y Pablo Matera; Tomás Lavanini y Lucas Paulos; Francisco Gómez Kodela, Julián Montoya (c) y Thomas Gallo.Entrenador: Michael Cheika.Cambios: PT, 20 minutos, Tomás Albornoz por S. Carreras (temporario); 35m, Ignacio Ruiz por Montoya (temporario); 38m, Pedro Rubiolo por Paulos; ST, 9m, Nahuel Tetaz Chaparro por Gallo y Gonzalo Bertrnou por Bazán Vélez; 15m, Facundo Isa por Grondona; 18m, Joel Sclavi por Gómez Kodela; 26m, Matías Moroni por Imhoff, y 38m, Ruiz por Montoya.Primer tiempo: 2m, 9m y 38m, penales de S. Carreras (A); 11m, penal de Libbok (S); 19m, try de Etzebeth (S); 27m, gol de Libbok por try de De Allende (S).Segundo tiempo: 29m, gol de Libbok por try de él mismo (S); 34m, try de M. Carreras (A); 43m, gol de S. Carreras por try de Bertranou (A). Amonestado: 32m, De Allende (S).Árbitro: Andrew Brace (Irlanda).Estadio: Ellis Park, de Johannesburgo, Sudáfrica.

Publicaciones

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here