Atentado en Paquistán: un ataque con bomba en un acto político dejó por lo menos 44 muertos

PESHAWAR.- Al menos 45 personas murieron y más de 150 quedaron heridas luego de un atentado terrorista durante un acto del partido islámico Jamait Ulema-e-Islam Fazal (Jui-F), en Bajaur, en el noroeste tribal de Paquistán. Así lo dio a conocer la policía, que estimó que alrededor de 400 personas estaban presentes en el mitin, realizado dentro de una carpa.

La explosión tuvo lugar en un mitin del partido conservador Jamiat Ulema Islam-Fazl (JUI-F), conocido por sus vínculos con el islam político de línea dura, en la antigua zona tribal de Bajaur, fronteriza con Afganistán. El jefe de la policía provincial, Akhtar Hayat, dijo que la explosión fue causada por un atacante suicida con bomba y algunas fuentes afirmaron que la cifra de muertos ascendía a 75.

Taking the lives of innocent people is the biggest sin in Islam and these terrorists have no religion and humanity has not passed by them.#Bajaur attack is murder of humanity

#BajaurBlast pic.twitter.com/7HKoEB8mDm

— Asif Mehmood (@ASIFAMCT) July 30, 2023

Según contó un testigo del acto, cuando explotó la bomba, la carpa colapsó por un lado, dejando atrapadas a personas que buscaron escapar de forma desesperada. “Hubo una confusión total, había carne humana, restos de extremidades esparcidas y cadáveres”, relató Abdulá Jan.

Sabeeh Ulá, un simpatizante del partido de 24 años, contó que sufrió una fractura del brazo debido a la explosión: “Me encontré tirado junto a una persona que había perdido sus piernas, el aire estaba intoxicado con el olor de la carne humana”.

Riaz Anwar, delegado del Ministerio de Salud en la provincia de Jaiber Pastunjuá indicó que hay 75 muertos y más de 400 heridos. “Fue un atentado suicida y el atacante se hizo explotar cerca del escenario”, dijo el funcionario. Las imágenes del lugar de la explosión que circulan en las redes sociales muestran cuerpos esparcidos y voluntarios ayudando a las víctimas ensangrentadas a subir a las ambulancias.

Se declaró el estado de emergencia en los hospitales de Bajaur y zonas colindantes, adonde fueron trasladados la mayoría de los heridos. Los heridos graves fueron trasladados desde Bajaur a hospitales de la capital provincial, Peshawar, en helicópteros militares.

Trasfondo

En Pakistán han resurgido los atentados de islamistas desde el año pasado, cuando se rompió el cese del fuego entre el Tehreek-e-Taliban Pakistan (TTP) e Islamabad. Sin embargo, la mayoría de los atentados recientes fueron dirigido contra fuerzas de seguridad e instalaciones, y no contra concentraciones políticas.

El TTP promete lealtad a los talibanes de Afganistán pero no forma parte de ellos directamente. Las fuerzas de seguridad pakistaníes afirman que el TTP tiene santuarios en Afganistán, algo que niega la administración talibán. El portavoz del gobierno afgano, Zabihulá Mujahid, condenó el ataque y expresó “su más sentido pésame con las familias afectadas”.

La Asamblea Nacional de Pakistán va a disolverse en las próximas semanas, antes de las elecciones previstas para octubre o noviembre, y los partidos políticos están en campaña.

El TTP no es el único grupo militante que lleva a cabo atentados en la zona, que también fue golpeada por una sección local del Estado Islámico. El partido atacado, el JUI-F, es un importante aliado del gobierno de coalición del primer ministro Shehbaz Sharif, que se prepara para las elecciones nacionales.

“Sensación de inestabilidad”

Hasta el momento, ningún grupo asumió la responsabilidad del ataque, pero el brazo local del grupo Estado Islámico (EI) ha llevado a cabo recientemente ataques contra JUI-F.

#BREAKING: This is the video of the moment Suicide explosion took place in Workers Convention of Jamiat Ulema-e-Islam in Khar of Bajaur District, Khyber Pakhtunkhwa. 50 killed and more than 200 injured in the explosion. No group has claimed responsibility. pic.twitter.com/Nc2XqJo75F

— Aditya Raj Kaul (@AdityaRajKaul) July 30, 2023

Bajur ha sido un refugio seguro para los milicianos islámicos hasta los últimos años, cuando el ejército paquistaní llevó a cabo operaciones masivas para eliminar la militancia de la región tribal. Los extremistas siguen atacando a menudo a las fuerzas de seguridad y a los civiles.

El año pasado, el EI dijo que estaba detrás de los ataques violentos contra los eruditos religiosos afiliados al partido, que tiene una enorme red de mezquitas y escuelas en el norte y el oeste del país.

El grupo yihadista acusa a JUI-F de hipocresía por ser un grupo islámico religioso que ha apoyado a sucesivos gobiernos y a los militares. En Pakistán ha habido un importante aumento en los ataques desde que los talibanes afganos volvieron al poder en Kabul en 2021. El grupo talibán local de Pakistán, Tehreek-e-Taliban Pakistán, ha dirigido sus operaciones contra los funcionarios de seguridad y agentes de la policía.

En enero, un atacante suicida vinculado a los talibanes de Paquistán se inmoló en una mezquita dentro de un recinto policial en la ciudad noroccidental de Peshawar, matando a más de 80 agentes. Los ataques se han centrado en las regiones que limitan con Afganistán. Islamabad alega que algunos están siendo planeados en suelo afgano, una acusación que Kabul niega.

Los analistas dicen que combatientes en las zonas tribales adyacentes a Peshawar y en la frontera con Afganistán han ganado fuerza desde el regreso al poder de los talibanes en Kabul. “Esto forma parte de la violencia terrorista que parece estar en aumento en Pakistán antes de las elecciones para crear una sensación de inestabilidad que podría llevar un aplazamiento de las elecciones”, explicó Imtiaz Gul, director ejecutivo del Centro de Investigación y Estudios de Seguridad, con sede en Islamabad.

Agencias AFP, ANSA y Reuters

Publicaciones

Publicaciones