Verstappen y la maldición de Alonso

Max Verstappen remontó en Spa para lograr la décima victoria de la temporada y dar un paso más hacia su tercer título en una carrera en la que Fernando Alonso ha sido quinto y Carlos Sainz se ha visto obligado a abandonar como consecuencia de un toque en la primera vuelta con Oscar Piastri.

Más información (Auto)

 

EL DOMINIO DE MAX ES INSULTANTE

La victoria en la Sprint Race y en la carrera larga del domingo refleja nuevamente la enorme superioridad de Max Verstappen, quien esta tarde ha tardado 17 vueltas para remontar desde la sexta posición de la parrilla al liderato. Lo ha hecho como siempre, con absoluta facilidad, apabullando a sus rivales y demostrando un dominio que ya es insultante. El coche ayuda, está claro, pero hay que reconocer también que el piloto neerlandés vive en un momento dulce, único y ha puesto la directa hacia su tercer título mundial. Después de 12 grandes premios y cuando restan 10 por delante, tiene 125 puntos de ventaja sobre Checo Pérez, su compañero de equipo, y 165 con respecto a Fernando Alonso, tercero. El paseo es total y, pese a que cueste reconocerlo, no encuentro ni un pero a una temporada inmaculada, de libro y sin el más mínimo error.

 

ALPINE Y LA MALDICIÓN DE ALONSO

Alpine F1 ha fulminado a todo su staff, saliendo a relucir una relación de amor y odio que está visto que no conduce a nada bueno… Como ejemplo, echar un vistazo a la tabla de resultados. En pocos días han sido fulminados el director general, Laurent Rossi, el director del equipo, Otmar Szafnauer, el director deportivo Alan Permane y el director técnico, Pat Fry, que se ha ido a Williams. Un equipo que iba al alza capitaneado por Fernando Alonso cayó en picado con la marcha del asturiano, que este fin de semana ha cumplido 42 años, y desde entonces no han dado ni una a derechas: El coche está muy lejos de lo que tenía que ser y sus pilotos (Ocon y Gasly) se ven inmersos en demasiados líos, a menudo entre ellos. Hay cosas que no cambian y es evidente que están desaprovechando una gran oportunidad y su futuro en la F1 está en el aire.

 

¿PARA QUÉ SIRVEN LOS NEUMÁTICOS DE LLUVIA?

Uno se pregunta si sirven de algo los neumáticos de lluvia puesto que siempre que hay lluvia se retrasan las salidas y se dice que son insuficientes para eliminar el agua de la pista para poder conducir con seguridad y evitar el célebre y peligroso acquaplaning. Los actuales neumáticos de lluvia extrema (banda azul) son muy lentos, aunque sí controlan el aquaplaning, pero nunca se utiliza en esas condiciones por la falta de visibilidad provocada por el spray que levantan los coches. Si se han fijado, los pilotos siempre que hay agua equipan los intermedios (banda verde). La solución sería que la goma de lluvia extrema fuese más rápida y estuviera más cerca de los intermedios. Cuando llueve y la pista está muy mojada, por otro lado, se da la salida detrás del coche de seguridad, con lo que se ‘roba’ uno de los momentos más espectaculares del show.

Publicaciones

Publicaciones