Así es el pueblo subterráneo donde los millonarios planean salvarse si se acaba el mundo

El reconocido escritor y profesor Douglas Rushkoff alertó a la humanidad sobre un reciente hecho que presenció con sus propios ojos. Según contó en su libro Survival of the richest, el año pasado fue invitado a un complejo privado de superlujo para dar un discurso de apertura ante lo que supuso sería “un centenar de banqueros de inversión”. Luego de recibir una impresionante suma de dinero,

Rushkoff, que a menudo escribe sobre el futuro de la tecnología, fue conducido a un lugar remoto para hablar con cinco de los hombres más ricos del mundo sobre el futuro del planeta. Aunque no especificó de quiénes se trataba, dijo que al menos dos de los hombres eran multimillonarios.

En el evento, Rushkoff comentó que le preguntaron repetidamente sobre las mejores formas de sobrevivir al cambio climático o al colapso social, mientras los ejecutivos detallaban sus planes para construir refugios subterráneos y evitar lo que llamaron “El evento”.

Seguí toda la información del mercado inmobiliario en LN Propiedades

“El evento. Ese fue su eufemismo para el colapso ambiental, el malestar social, la explosión nuclear, la tormenta solar, el virus imparable o el ataque informático malicioso que acaba con todo”, dijo Rushkoff en su libro.

En una publicación para The Guardian, Rushkoff destacó algunas de las compañías de supervivencia que los millonarios están empleando para construir su escape, incluidas Vivos y Rising S Company. “Se estaban preparando para un futuro digital que no tenía nada que ver con hacer del mundo un lugar mejor”, cuenta el escritor.

La empresa Vivos se dedica a vender instalaciones reconvertidas de la Guerra Fría y silos de misiles en todo el mundo. Tal es el caso de Europa One, uno de los proyectos más lujosos de la compañía. Por lo tanto, se puede deducir que estas personas construyeron refugios muy parecidos a este complejo de departamentos subterráneos de lujo.

Ubicado en Alemania, Europa One funcionará como un pequeño pueblo subterráneo donde las personas podrán reunirse en áreas comunes, así como mantener su propio espacio privado. También ofrecerá a las familias individuales más de 230 m² de espacio habitable y numerosos servicios. Los residentes también contarán con su propio alojamiento privado de lujo, así como un bar, capilla y piscinas comunitarias.

Diseñado para atender la salud mental de los residentes e intentar simular la luz natural, el lugar también contará con una sala de cine, un jardín y una bodega.

Sobre la superficie, estas guaridas de lujo incluyen edificios de guardia que bordean las instalaciones por seguridad, un motivo de gran preocupación para los multimillonarios con los que habló Rushkoff. Sin embargo, a pesar de todas las comodidades, el profesor desconfía que estos búnker puedan sobrevivir a un verdadero apocalipsis.

Barrio por barrio, el precio del metro cuadrado y la rentabilidad de un alquiler

Rushkoff determinó que los más ricos, al fin y al cabo, están intentando escapar del mundo que ellos contribuyeron a destruir. “Nunca antes los jugadores más poderosos de nuestra sociedad habían asumido que el impacto principal de sus propias conquistas sería hacer que el mundo fuera inhabitable para todos los demás”, concluyó el escritor en The Guardian.

Publicaciones

Publicaciones