La “lotería” de parir en verano

La mujer se pone de parto en verano y el azar es determinante. Y es que no será lo mismo la atención que reciba si en el hospital al que acude han conseguido (o no) suplir las vacaciones de las matronas, si todas están en el turno previsto, si se encuentra en una guardia interminable por obligación o si hay más mujeres que, como ella, también van a dar a luz. Eso es lo que ocurre durante los meses de julio y agosto, en España en general y en la Comunitat Valenciana, en particular, ante la falta de matronas, una realidad evidente que se repite este año y pone en jaque la atención pública en la atención de salud sexual y reproductiva de la mujer.

El año pasado hubo una movilización estatal. En la Comunitat Valenciana, los sindicatos del sector pusieron los números negro sobre blanco y reivindicaron, al menos, más de 1.600 profesionales (según un estudio del Sindicato de Enfermería Satse) para cumplir con los estándares de calidad asistencial de la Organización Mundial de la Salud (OMS), que establece una ratio de una matrona por cada 400 mujeres en edad fértil.

La Associació de Comares de la Comunitat Valenciana (ACCV), la Unidad Docente de Matronas (UDM) de la Comunitat Valenciana y el Consejo de Enfermería de la Comunidad Valenciana (CECOVA) mandaron el año pasado una carta abierta a la ciudadanía explicando la situación. “Es posible que no podamos dedicarte el tiempo que necesitamos para una correcta atención o que no podemos realizarte determinada técnica, y queremos hacerte saber que no somos las responsables de lo que está ocurriendo”, explicaban en la misiva. Estas asociaciones señalan que para prestar una correcta atención, en Atención Primaria debería haber una matrona por cada 3.000 ó 3.500 mujeres en edad fértil, mientras que en Atención Especializada tendría que haber una matrona por cada 160 partos. La Conselleria de Sanitat creó el año pasado 15 nuevas plazas estructurales de matrona, “una cantidad totalmente insuficiente”, según el Colegio Oficial de Enfermería.

“La conselleria creó el año pasado 15 nuevas plazas, una cantidad muy insuficiente”, aseguran

La falta de especialistas se repite este verano, lo que merma la atención que reciben las mujeres. Y es que muchos centros de salud se quedan sin matrona en verano ya que la especialista debe ir a cubrir las bajas y vacaciones de sus compañeras en los hospitales. No hay nadie disponible en las bolsa de empleo. Así, son muchos los centros de salud que durante el verano no tienen consulta de matrona. La visita de junio finaliza concretando una nueva cita entre septiembre y octubre. En atención primaria, las matronas se encargan de todos los aspectos que incluyan la vida sexual y reproductiva de la mujer (adolescencia, anticoncepción, embarazo, parto y postparto, menopausia…) y el verano supone un paréntesis obligado. Si hay problemas, la mujer debe acudir al hospital. Si tiene dudas o preguntas, no hay respuesta en el centro de salud porque la consulta de la matrona está cerrada. En centro de salud se queda sin matrona pero la especialista si debe estar en el hospital. Eso sí, muchas matronas se ven obligadas a duplicar turnos ante la falta de persona.

Amplia formación para un contrato precario

Las matronas tienen formación de 6 años para convertirse en enfermeras Obstétrico-ginecológicas: 4 años de Enfermería junto con dos de ser Matrona Interna Residente tras haber realizado un examen de ingreso en el que hay muy pocas plazas, y a veces demoran en aprobarlo unos años (el EIR, el MIR de enfermería) ya que se precisa también una serie de partos que es obligatorio atender.

Para la presidenta del Colegio Oficial de Enfermería de Alicante, Montserrat Angulo, “el problema se repite y seguirá así hasta que no se aumente el número de matronas de forma estructural ya que existe una precariedad de los contratos laborales, y muchas matronas buscan la estabilidad como enfermeras no especialistas. El Gobierno debe obligar a las autonomías a que amplíen el número de residentes que quieren formar porque lo cierto es que se forma personal de otras especialidades.

Además del problema coyuntural del verano, a corto y medio plazo, señalan que las matronas que se especializan no van a cubrir a las que se van a jubilar ya que se calcula que el 30% de las matronas activas se van a jubilaren los próximos años. De hecho, los sindicatos afirman que hay numerosos departamentos que llevan meses sin cubrir el puesto de matrona.

Paritorio sin matronas

Y para muestra, un botón. El Sindicato de Enfermería, SATSE, denuncia este año uan situación crítica en e l Hospital Clínico de valencia ante la falta de matronas en el paritori, en las plantas del hospital y en los centros de salud del Departamento de salud Valencia-Clínico-Malvarrosa.

Según un estudio de SATSE, el Departamento cuenta con 33 matronas, 17 repartidas en los diferentes centros de salud del Departamento y 16 en el Hospital Clínico, para atender a más de 30.000 mujeres de entre 15 y 65 años. Esto sitúa al Departamento de salud a la cola en cuanto a matronas de toda la Comunidad Valenciana, con una ratio de 4.788 mujeres/matrona. 

Publicaciones

Publicaciones