Un nuevo error histórico en Oppenheimer alertó a los espectadores: “Parece que le pifió”

Oppenheimer, el filme de Christopher Nolan que recrea un momento crucial en la vida de Robert Oppenheimer, el físico estadounidense conocido como “El padre de la bomba atómica”, se convirtió en un verdadero éxito de crítica y público. Pero eso no quita que el filme exhiba algunos detalles erróneos a nivel histórico, que los atentos espectadores supieron resaltar a través de las redes sociales.

La tragedia impensada: le propusieron matrimonio y cayó al vacío después de aceptar

Así, tras descubrirse un posible yerro en la incorporación de un retrato del general San Martín en el despacho presidencial de Harry Truman, ahora también salió a la luz otro pifie histórico que se relaciona nada menos que con la bandera de los Estados Unidos. Específicamente, lo que despertó la alarma en el fino ojo del público es la cantidad de estrellas que exhibe el estandarte estadounidense. Ocurre que no coincidirían el número de estrellas con la época en la que transcurre el relato que protagoniza Cillian Murphy.

Entre los tuiteros que descubrieron esta distorsión histórica en Oppenheimer está el periodista Emiliano G. Arnaez, que resumió el yerro en una frase: “Parece que Nolan le pifió a la bandera yanqui en una escena de Oppenheimer. Ciertos extras usaron la bandera con 50 estrellas que todavía no sería establecida hasta unos años después”.

El usuario publicó, junto a su comentario, un fotograma de la película en la que, en efecto, aparece en primer plano el personaje de Oppenheimer y, detrás, mucha gente con una banderita estadounidense en sus manos. Aparentemente, los que se pusieron a contar cuántas estrellas llevaban esos estandartes descubrieron que eran 50. Y eso no coincide con el contexto cronológico del filme.

Lo que explicaron aquellos que conocen de historia norteamericana es que, en 1945, que es cuando transcurren los hechos de Oppenheimer, la bandera de los Estados Unidos tenía 48 estrellas. La explicación es que cada una de las estrellas representa un estado del país del norte, y en la década del ‘40, estos no llegaban a ser 50. Eran 48, porque todavía no se habían declarado como estados los territorios de Alaska y de Hawaii, algo que ocurrió recién en 1959 y 1960, respectivamente.

Araceli González contó que le diagnosticaron SIBO e hizo un pedido a sus seguidores: “No puedo hacer nada”

Además, la bandera con las 48 estrellas, que flameó en los Estados Unidos entre 1912 -cuando se incorporó el estado de Arizona- hasta 1959, es fácilmente reconocible pues las estrellas forman en conjunto un rectángulo de geometría perfecta, a diferencia de la bandera con 50 estrellas, donde se encuentran menos alineadas.

La bandera con las 48 estrellas, sin embargo, aparece en una escena trascendente de la película, cuando el personaje de Oppenheimer festeja con muchos otros estadounidenses una situación que sería mejor no spoilear (foto de portada de esta nota). Allí, de fondo, detrás del protagonista de la historia, se observa el emblema estadounidense con la cantidad correcta de estrellas para esa época, en agosto de 1945.

El error con un prócer argentino

Cuando en una ficción cinematográfica se recrea un hecho histórico y se busca darle fidelidad de época para hacerla creíble, suelen cometerse errores. Al hecho de haber confundido las banderas se suma otro yerro que fue descubierto unos días antes. Sucede durante una reunión que recrea Oppenheimer, en el que el físico protagonista se reúne con el presidente Truman (iterpretado por Gary Oldman) en el salón oval de la Casa Blanca. Allí, para orgullo de muchos argentinos, se ve que en parte de la decoración del despacho presidencial hay un cuadro del general José de San Martín.

Pues bien, más allá de que el cuadro del libertador de América fue regalado por Juan Domingo Perón, entonces presidente argentino, a Truman, y de verdad ornamentaba el salón oval junto a otros cuadros de próceres de otros países, como George Washington, de Estados Unidos y Simón Bolívar, de Venezuela, la escena exhibe una falsedad, quizás involuntaria.

Se despertó atragantado y sin poder respirar y lo que encontraron en su garganta todavía le causa pesadillas

Es que, si se remite al momento en que habría ocurrido ese encuentro entre el mandatario estadounidense y el gran responsable de la creación de la bomba atómica, se estaría hablando del mes de octubre de 1945. Y el cuadro de San Martín fue entregado por el embajador argentino en Estados Unidos, Oscar Ivanissevich, en el mes de octubre de 1946.

Es decir, el cuadro del prócer nacido en Yapeyú llegó al despacho de Truman un año después de la reunión entre ese presidente y Oppenheimer.

Por supuesto, más allá de estos detalles erróneos que fueron detectados por espectadores atentos -de esos que nunca faltan-, la película de Nolan sigue siendo, por su producción, reconstrucción de época y actuaciones, una de las mejores propuestas para ver en el cine en estos días.

Publicaciones

“El puño fuerte” del narcotráfico

Por: Dave Benyah Periodista internacional   Infelizmente, Honduras, será conocido en los archivos...

Presidenta Castro asume presidencia pro tempore de la CELAC

La presidenta de la república, Iris Xiomara Castro Sarmientos...

Publicaciones

“El puño fuerte” del narcotráfico

Por: Dave Benyah Periodista internacional   Infelizmente, Honduras, será conocido en los archivos...

Presidenta Castro asume presidencia pro tempore de la CELAC

La presidenta de la república, Iris Xiomara Castro Sarmientos...