Gianluigi Buffon, un arquero de época, se retirará del fútbol

Fin de una era: Gianluigi Buffon, de 45 años, se retira. “Il Muro” será ahora un mito, a la altura de Dino Zoff y Walter Zenga, otros grandes arqueros italianos. Y de otros consagrados en el mundo, como el ruso Lev Yashin y los ingleses Peter Shilton y Gordon Banks. Buffon vistió apenas tres camisetas de clubes en su carrera: las de Parma, Juventus y PSG. Y fue un histórico de la selección italiana, en la que se coronó en el Mundial Alemania 2006. Coleccionó 27 trofeos y un sinnúmero de distinciones individuales. Un futbolista de época.

“Se retira uno de los grandes arqueros de la historia”, tituló La Gazzetta dello Sport en su edición digital. El principal diario deportivo italiano destacó que Buffon “ganó todo en el fútbol salvo su amada Champions, que se le escapó tres veces en la final”. Y agregó: “Ha conquistado a los hinchas de sus equipos e incluso a los rivales por su bravura en el campo y su simpatía fuera; durante su carrera venció incluso a la depresión”.

Las mejores atajadas de Buffon en Juventus

Los medios italianos cuentan que falta la comunicación oficial de su retiro, pero que ocurrirá en los canales del arquero en las redes sociales. “La decisión está tomada”, afirman. No habrá más atajadas descomunales del hombre que se ganó el respeto del fútbol. Si bien le quedaba un año de contrato con Parma, el club de su vida, no habrá problemas para rescindirlo. ¿Su futuro? El periodista Nicolò Schira, experto en el mercado de transferencias, contó que Gigi recibió una oferta de la Federación Italiana para ser el jefe de equipo de las selecciones azzurre. Y que incluso rechazó una propuesta de un club saudí de 30 millones de euros.

La aventura de Buffon en el fútbol profesional terminó 28 años después en el mismo lugar donde había comenzado: el estadio Ennio Tardini, de Parma. Sin embargo, el estrellato llegaría en el arco de Juventus, que defendió entre 2001 y 2021, salvo una breve aventura en Francia en Paris Saint-Germain. Diez scudetti, un título de campeón de Serie B, siete Supercopa, cinco Copa Italia (una por Parma) son algunos de sus logros. Sus 176 partidos en el seleccionado italiano lo convierten en el jugador que más presencias tiene en el conjunto nacional. Y en un sucesor digno del malogrado Gianluca Vialli, quen era el jefe de equipo de todos los seleccionados azzurri hasta su muerte, ocurrida en enero pasado por un cáncer.

El diario El País, de Montevideo, recordó en un perfil que el arquero italiano llevaba el deporte en la sangre. Su madre, Maria Stella Masocco, había sido campeona de Italia de lanzamiento de bala y de disco. Gianluigi debutó en el arco de Parma cuando todavía no había adquirido la mayoría de edad: tenía 17 años y nueve meses. Fue un 0-0 contra Milan gracias, en parte a las milagrosas salvadas del niño que estaba predestinado a ser grande. Admirador de Thomas N´Kono, consiguió superar con creces a su colega camerunés. Tanto, que los arqueros de hoy se fijan en el Buffon de ayer para imitarle movimientos. “Es mi ídolo: empecé a jugar en 2006, cuando ganamos el Mundial, y siempre jugué con la camiseta de Gigi”, dijo Elia Caprile, el flamante arquero de Napoli, el campeón del calcio.

Buffon empezó a coquetear con el retiro hace algunos años. Y por una situación particular: “Cuando jugué contra Federico Chiesa por primera vez estaba desorientado. Era la primera vez que jugaba contra el hijo de un ex compañero. En ese momento pensé que era hora de irme”, recordó en una entrevista con el canal Eurosport. El arquero había compartido vestuarios con Enrico, el papá de Federico, en el Parma de fines de los noventas. En otra nota, sin embargo, insinuó que el adiós estaba lejos: “Podría retirarme a los 55. Llevo una década pensando en cuándo voy a parar, pero luego sigo, siempre”. El punto final llegó a los 45, con más de 1100 partidos, y luego de atajar en cuatro décadas.

¿Su atajada más tracendente? Buffon no duda, como tampoco lo hacía en las canchas: “Esa pelota contra [Zinédine] Zidane en la final del Mundial 2006 frente a Francia fue la más importante. Inolvidable. Creo que los que estaban frente al televisor o en el estadio tenían la misma sensación. Como esa atajada de Zoff contra Brasil. La recuerdo como si la hubiera hecho ayer. También recuerdo dónde estaba ese día. Tendrá salvadas más lindas, pero todos recordamos aquella, porque permanece fija en nuestra memoria. Y creo que lo mismo ocurre con la mía”.

La atajada más importante en la carrera de Buffon

¿Y el Buffon líder? ¿Cómo era? Lo contó el propio ex arquero: “En los muchos años entre Juve y la selección, a veces he dado discursos pesados en el vestuario. Pero fueron situaciones particulares en las que, entre campeones, tomaron la palabra los que tenían ganas. Es diferente ahora. En Parma tengo compañeros que son veinte años más jóvenes que yo y tengo que cambiar mi enfoque. Sólo así puedo hacerme entender y enseñarles cómo comportarse en momentos de dificultad. Sin embargo, si todavía tengo entusiasmo, es sólo gracias a ellos”.

Si bien Parma no ascendió a la Serie A y Buffon vio truncado el objetivo de devolver a su club a la élite, aquel entusiasmo parece haber menguado. Il Muro se corre del arco.

Publicaciones

Publicaciones