Quién es Jack Smith, el “bulldog” de la justicia que se convirtió en el principal enemigo de Trump

WASHINGTON.- Jack Smith trascenderá en la historia por ser el primer fiscal federal en inculpar penalmente a un expresidente de Estados Unidos. Su nombre se hizo conocido por ganar casos difíciles contra criminales de guerra, mafiosos y policías corruptos, pero ahora todavía más, luego de que ayer consiguiera que un gran jurado acusara a Donald Trump de delitos de conspiración y manipulación de testigos por los esfuerzos del expresidente de anular su derrota en las elecciones de 2020 ante el demócrata Joe Biden.

En noviembre del año pasado, Smith fue nombrado por el fiscal general Merrick Garland para hacerse cargo de dos investigaciones del Departamento de Justicia que implicaban a Trump. Desde entonces, lanzó dos imputaciones contra el expresidente de Estados Unidos.

“Fue alimentado por mentiras”, dijo Smith en una breve rueda de prensa de dos minutos tras presentar la acusación. “Mentiras del acusado, dirigidas a obstruir una función fundamental del gobierno de Estados Unidos: el proceso de una nación de recoger, contar y certificar los resultados de las elecciones presidenciales”.

Cuando Smith no está ocupado compitiendo en carreras de triatlón Ironman de natación y ciclismo, es un investigador tenaz, de mente abierta y sin miedo a buscar la verdad. Sus antiguos colegas lo describen tanto como firme para conseguir que se retiren los cargos penales a los inocentes como para condenar a los culpables. Según un periodista de MSNBC, el jurista es considerado “un bulldog, muy agresivo” por los métodos que emplea, y el New York Times lo califica de “intransigente”.

“Si el caso es viable, lo hará”, dijo Mark Lesko, abogado del bufete Greenberg Traurig LLP que trabajó con Smith cuando ambos eran fiscales en la Fiscalía de Nueva York. “No tiene miedo”.

La acusación de Smith fue capaz de enojar a Trump, que proclamó su inocencia y tildó a Smith de “trastornado”, por dirigir una “caza de brujas” contra él. “¿Por qué esperaron tanto? Porque querían ponerlo justo en medio de mi campaña. Mala conducta del fiscal!”, escribió Trump en su sitio Truth Social.

Perseguidor de mafiosos, policías y políticos

Smith, licenciado en Derecho en la universidad de Harvard y no inscrito en ningún partido político, empezó como fiscal en 1994 en la Fiscalía de Manhattan bajo las órdenes de Robert Morgenthau, más conocido por perseguir a capos de la mafia.

“Desde Morgenthau en adelante, se ponía mucho énfasis en no perseguir únicamente las condenas”, afirma Todd Harrison, abogado del bufete McDermott Will & Emery que trabajó con Smith en la oficina de Morgenthau y más tarde como fiscal federal.

“Nos elogiaban si investigábamos algo y demostrábamos que el objetivo de la investigación era inocente”, añadió Harrison.

En 1999, Smith empezó a trabajar en la Fiscalía Federal de Brooklyn. Participó en la acusación de Charles Schwarz, uno de los varios expolicías de Nueva York implicados en un sonado caso de brutalidad policial en el que estaba implicado Abner Louima, un preso negro que había sido agredido por la policía con un palo de escoba.

También consiguió una condena por asesinato contra Ronell Wilson, líder de una banda de narcotraficantes que asesinó a dos policías encubiertos de Nueva York, aunque un tribunal federal de apelaciones anuló el veredicto de pena de muerte.

En 2008, Smith se fue para supervisar los procesos por crímenes de guerra en la Corte Penal Internacional de La Haya. Regresó al Departamento de Justicia en 2010 para dirigir su Sección de Integridad Pública hasta 2015.

Más recientemente, el fiscal volvió a los casos de crímenes de guerra en La Haya, logrando la condena de Salih Mustafa, excomandante del Ejército de Liberación de Kosovo que dirigía una prisión donde se practicaban torturas durante el conflicto independentista de 1998-99 con Serbia.

Agencia Reuters

Publicaciones

Publicaciones