Verano en invierno: los cuidados necesarios y los errores que se pueden evitar

En medio de una inusual ola de calor durante el invierno, tanto en la Argentina como en diversas partes del mundo, los ciudadanos se enfrentan a temperaturas elevadas para esta época del año. Para comprender mejor cómo cuidar las plantas y el espacio verde consultamos con Germán Roitman, ingeniero agrónomo argentino especializado en botánica, y con Ignacio Van Heden, uno de los gerenciadores del tradicional @viverovanheden, y sexta generación de viveristas.

Germán Roitman explicó que “uno podría pensar en aumentar el riego de las plantas, pero hay que ser cuidadosos porque después de esta ola es muy probable que tengamos fríos intensos y si se riega en exceso se promueve la brotación de las plantas, que se vería afectado por las heladas tardías”. En conclusión, el especialista afirmó que es aconsejable no aumentar en forma desmedida la frecuencia de riego, sino un poco y con cuidado. “También se puede agregar un poco de mulch para proteger el suelo y que aquellas plantas que están expuestas al sol directo pueden ser movidas a un lugar con un poco más de sombra”, agregó Germán.

El ingeniero agrónomo explica que este calor posiblemente sea el desencadenante del cambio climático y del fenómeno del Niño. Además, sostuvo que “las lluvias deberían incrementarse en breve. De hecho, en el norte de San Luis -donde se encuentra el especialista- está lloviendo en julio, algo que nunca pasa”.

El cambio climático podría estar contribuyendo con un aumento adicional en la temperatura global, aunque en comparación con otros lugares del mundo, la Argentina aun no ha experimentado extremos tan severos.

No obstante, el ingeniero agrónomo añadió que este calor inesperado puede afectar el desarrollo de las plantas, especialmente aquellas que necesitan horas de frío (por debajo de 7 grados) para florecer y dar frutos, como el ciruelo, durazno, damasco, manzano.

“Por ejemplo, un ciruelo necesita entre 300 y 400 horas de frío, un damasco entre 500 y 600, los manzanos y perales necesitan cerca de 1000, así con cada frutal. Si la temperatura durante el día supera los 23, 24 grados las horas de frío de la noche se anulan. Es por esto que en muchos lugares van a haber dificultades para el desarrollo de la producción frutícola, y muchas de las plantas ornamentales de hermosa floración primaveral, como los cerezos o los ciruelos de jardín, florecerán mucho menos”, explica el experto.

En su entrevista, Ignacio Van Heden compartió valiosos consejos para cuidar las plantas durante esta inusual ola de calor. Destacó que no se deben podar las plantas en este período, ya que todavía pueden venir heladas tardías y dañar los brotes tempranos. Por otro lado, Ignacio recalcó que las plantas tienen una gran capacidad de adaptación y que, en general, no es necesario tomar medidas extremas para protegerlas durante esta semana de calor inusual en invierno.

“Es importante no considerar estos días como una primavera adelantada porque todavía puede seguir el invierno y faltan algunas semanas de frío; regar lo justo y necesario y no salir desesperado a tratar de salvar las plantas porque la resistencia con respecto al clima está en su naturaleza. Como consecuencia de este tipo de clima es que algunas van a brotar un poco antes”.

Publicaciones

Publicaciones