Fangoria: “Reivindicamos el glam como forma de vida”

Fangoria lleva más de 30 años haciendo bailar a propios y extraños. El proyecto musical que Alaska y Nacho Canut crearon en 1989 tras la disolución de su anterior grupo (Alaska y Dinarama) se ha labrado una trayectoria repleta de ‘singles’ y aún hoy siguen llenando festivales y grandes recintos. Lo volverán a demostrar este sábado en el Amante de Borja, en una jornada en la que también actuarán Rufus T. Firefly y La La Love You. Por unas horas, la localidad zaragozana dejará a un lado todos los dramas y se rendirá al placer de las comedias más entretenidas gracias a Nacho Canut y Alaska, encargada esta última de responder a las preguntas de este diario.

¿Con qué repertorio desembarcarán este sábado en Borja?

En verano, cuando actuamos en festivales y fiestas patronales, hacemos un repertorio más abierto, no es como cuando presentas un disco. Así que habrá un poco de todo; básicamente hacemos un recorrido por los singles de distintos momentos de nuestra carrera. Recuerdo que en los primeros años de Fangoria no tocábamos temas de Alaska y Dinarama y eso les pareció a algunos un suicidio comercial. Pero si no hubiéramos hecho eso, las canciones de Fangoria nunca hubieran tenido su propia entidad ni hubiéramos tenido éxitos como ‘Espectacular’ o ‘Dramas y comedias’, que por cierto ahora es la canción que más anima a ese público más general. Lo bueno es que con el paso del tiempo ya hemos podido hacer que convivan todas con absoluta normalidad.

¿Sonarán ‘Bailando’ o ‘A quién le importa’? 

Bueno, lo que hacemos es ir rotándolas. Por ejemplo, el año pasado tocábamos ‘Perlas ensagrentadas’ y este no, mientras que este verano hemos recuperado por ejemplo ‘Cómo pudiste hacerme esto a mí’. Pero sí, ‘Bailando’ la estamos tocando este año.

¿Les sigue motivando dar conciertos?

Nos sigue gustando, por supuesto. Y nos gusta todo lo que rodea a los bolos, coger la furgoneta, llegar al hotel, comer juntos… De hecho, fuimos de los pocos grupos que en el año 2021 decidimos tocar. Y sin reducir en nada el espectáculo. Decíamos que íbamos a ‘ATC’ ( a todo coño), con la misma pantalla y los cuatro bailarines, porque el que va a verte no tiene la culpa.

Siguen sobrevolando modas y tendencias… 

Bueno creo que somos ya dos señoras (ríe). Y no es que estemos por encima, es que estamos a un lado. A nosotros las modas y las tendencias nos encantan. Este año, por ejemplo, hacemos un guiño a Aitana dentro de ‘Bailando’ (hacen una versión de ‘En el coche’). El mundo no se para y seguimos comprando discos y libros y viendo series, pero sí que es cierto que ya no nos influyen las cosas como cuando teníamos 15 años, que era como que nos cambiaba la vida cada tres meses. 

“Siempre seremos un grupo de los 70, nosotros no somos de este siglo”

¿Les preocupa saber incorporar nuevos sonidos a Fangoria?

No nos preocupa para nada. A veces intentamos cosas que no salen porque nos gustan determinados estilos, y a veces ocurre una cosa que no sé si es un drama o una bendición. Y es que cuando lo hacemos ya no suena a eso que estábamos intentando hacer, sino que suena a Fangoria. Por ejemplo, si hacemos una base de reguetón y ponemos mi voz encima, como no sé hacerlo con el flow ni esas cosas, al final sale una canción electrónica de Fangoria, Es como que lo fagocitamos todo. 

¿Ahora todo está más mezclado?

Yo creo que sí. Es lo que te decía, antes la vida nos cambiaba muy rápidamente. Estabas en pleno punk conviviendo con la música disco y de repente venía el acid house y de repente el grunge… era todo un sobresalto continuo. Ahora ya no, ahora está todo muy mezclado, pero no es que una cosa barra a la otra, todo convive. 

Siempre han defendido que son un grupo de los año 70.

Totalmente, y es lo que vamos a ser siempre. Nuestro ADN es de entonces. Tenemos una mentalidad y una forma de hacer las cosas que no es de este siglo. Ni siquiera somos de los 80. Nuestras bases están en la forma de hacer y pensar de finales de los 70.

¿Cómo ve la evolución del canon musical en España?

Creo que de repente en 2020 hubo un cambio muy grande. Un claro ejemplo es el fenómeno The Weeknd, un tío negro que de repente suena como A-ha. Eso ha sido muy importante, porque de repente hay una parte más electronica y tecno que ha invadido todo eso que llaman la música urbana. La electrónica está ahora en todas las canciones de los artistas que están logrando hits. A nosotros ya nos fascinaba Bizarrap antes de que el mundo supiera de su existencia. 

Siempre han vivido alejados de toda polémica. ¿Solo comedias entretenidas?

Nosotros hemos sobrevivido creando nuestro mundo paralelo, pero no porque sea mejor…eso te tiene que salir. Entiendo que quien tenga una vocación política apueste por ello, igual que nosotros reivindicamos el glam como forma de vida. Pero es que eso otro no nos inspira ni nos influye en nada. Sería muy artificial por nuestra parte hablar de esas cosas.

¿Ve posible que se emitiera actualmente ‘La bola de cristal’?

Esta semana ha muerto Paul Reubens (conocido artísticamente como Pee-wee Herman), que para mí ha sido un ídolo absoluto y que tenía un programa de niños en Estados Unidos. Ese programa sería imposible hacerlo hoy en día. Con esto quiero decir que no es solo España, es el mundo entero. Mi generación es la primera que escucha esto de que hay ciertas cosas que hacíamos antes y no se pueden hacer ahora. Cuando el mundo siempre había sido al revés. Más o menos, siempre imperaba la idea de que cada vez se podían hacer más cosas. 

En 2021 y 2022 publicaron sendos epés. ¿Les apetecía recuperar el formato?

Lo hemos hecho muchas otras veces. Lo de estos últimos también vino determinado por la pandemia, porque nos daba mucha pereza confinarnos en un estudio a grabar doce canciones.

¿Ya están componiendo nuevos temas?

No, para el año que viene. Ahora estamos tocando y no tenemos ninguna gana de mezclar las dos cosas. No sabemos lo que haremos, quizá esta vez nos apetezca un álbum completo… Pero tampoco te sé decir porque cuando hicimos los epés en 2021 y 2022 la idea era hacer solo una canción y no cuatro o cinco… Somos barrocas absurdas, como dice Nacho…

Publicaciones

Publicaciones