De Ricky Rubio a las palancas

Estamos tan acostumbrados a futbolistas desagradecidos que abandonan sus clubs por la puerta trasera y sin dar explicaciones que cuando un deportista anuncia su retirada por un motivo justificado no le damos la relevancia que realmente tiene. Ayer, Ricky Rubio expuso con valentía que renunciaba a jugar el Mundial de Baloncesto y que paraba su actividad profesional para cuidar su salud mental. Ricky Rubio ha acabado con ese tabú de esconder ciertas enfermedades. Pide respeto a su privacidad y lo merece. No siempre es fácil ser un deportista de elite, vivir alejado de los tuyos y, en ocasiones, no disfrutar de tu profesión.

Ricky es un ejemplo de cómo afrontar la vida. Como lo demostró hace unos días el mejor preparador físico que ha tenido el deporte español. Me refiero a Paco Seirul·lo, que fue despedido del Barça tras 46 años de carrera ejemplar y que hace una semana en una entrevista de Jaume Marcet en Sport, mostraba su agradecimiento al club. ‘Es de bien nacidos ser agradecidos’, dice el refrán.

Son maneras de afrontar la vida muy distintas a la espantada de Dembélé o las últimas declaraciones de Riqui Puig criticando a Xavi. Riqui aprovechó la presencia de los enviados especiales españoles durante el stage del Barça para rendir cuentas al que fuera su entrenador. Quizá hubiera tenido que dar primero las gracias al Barça por formarle y a Xavi por no andarse con rodeos.

Esperando las palancas

Parece que la próxima semana se activará la enésima palanca para poder inscribir a los fichajes y futbolistas renovados. Apuntan que será el miércoles. Quizá entonces quede todo resuelto y la demora haya beneficiado a los intereses del club. Veremos. No obstante, el Barça no puede dejar para el último minuto una negociación de esta importancia. Tanto jugar con fuego quizá algún día alguien se queme. Esperemos que nos lo expliquen con esa transparencia de la que siempre se presume en Can Barça…

Publicaciones

Publicaciones