La producción argentina de biodiésel caerá al menor nivel en 15 años

Mientras a nivel mundial la producción de biodiésel está en vías de alcanzar en 2023 un récord histórico, en la Argentina se perfila un panorama diametralmente opuesto y desalentador: el país alcanzaría su nivel de producción más bajo desde 2008. Estos pronósticos surgen de un informe elaborado por la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR) con datos de Oil World, entidad que estimó que la producción argentina de este biocombustible se limitará a 950.000 toneladas debido a los efectos de la sequía. En 2022 se produjeron 1,91 millones de toneladas.

El impacto se dará en las empresas exportadoras con caídas mayores al 70% en su producción, marcando un mínimo histórico desde que comenzaron los envíos al exterior. En tanto, las industrias vinculadas al mercado interno tienen una producción entre estable y al alza.

A nivel mundial se producirán 56,22 millones de toneladas, un aumento del 21,3% en tan solo tres años. Este crecimiento significativo se atribuye a políticas nacionales de biocombustibles basadas en diversas motivaciones que estimularon la expansión de la producción.

“Invierno casi veraniego”: el clima sumó otra amenaza a la principal región agrícola

En tanto, la Argentina aparece como el país que experimentó el recorte más pronunciado en las previsiones de producción. En marzo pasado se proyectaban 1,35 millones de toneladas. Sin embargo, esa cifra bajó a 0,95 millones de toneladas. La BCR explicó que este ajuste se debe a que hubo una profundización de la sequía.

“Una reducción de esta magnitud en la estimación de producción de biodiésel nos llevaría a un mínimo desde el año 2008″, advirtió la entidad. Entre enero y mayo de 2023 la industria tuvo una producción de 389.180 toneladas, un mínimo desde 2009 para igual período. Para lo que resta del año se estaría previendo una producción de solo 561.000 toneladas.

Según el especialista Claudio Molina, hoy se registra una incertidumbre muy alta y, aunque hay chances de producir 1,1 millones de toneladas, seguiría siendo un volumen históricamente bajo.

El recorte en las proyecciones de producción viene por el lado de las empresas dedicadas al mercado externo. En rigor, la BCR explicó que en la Argentina existe un mercado de biodiésel “claramente desdoblado”, para exportación y de ventas internas.

“Bajo la situación actual de caída estrepitosa en la producción de biodiésel, se observa que entre enero y mayo de 2023 las empresas dedicadas a abastecer el corte obligatorio en el mercado doméstico han producido y realizado ventas por 272.856 toneladas, por encima de los últimos dos años. El ajuste viene por el lado de las empresas dedicadas al mercado externo, que se refleja con exportaciones por solo 130.000 toneladas en los primeros cinco meses del año y un mínimo histórico desde al menos el año 2008″, afirmó.

El trabajo hizo una comparación por compañías de este rubro. “Al analizar por empresas, todas presentaron una caída de su producción superior al 70% para el período bajo análisis. Cargill directamente tuvo una producción nula, Renova produjo 14.059 toneladas (-84%), Patagonia Bioenergía 32.889 toneladas (-79%), Cofco 15.060 toneladas (-76%) y T6 47.304 toneladas (-72%)”, detalló.

Frente a este escenario, la entidad rosarina concluyó que, en general, es “un año muy malo” para la industria exportadora de biodiésel. “De cara a los próximos meses se espera que la industria continúe realizando exportaciones, Oil World estima que se llegue a 400.000 toneladas de envíos al exterior en todo el año, por lo cual entre junio y diciembre podrían exportarse 270.000 toneladas adicionales. En este sentido, a nivel local, fuentes del sector estiman que una ventana de oportunidad de exportación de biodiésel podría darse hacia el cuarto trimestre de 2023, aunque se cerrará un año con exportaciones en niveles muy bajos respecto a los últimos años”, dicen.

Publicaciones

Publicaciones