¿Verdaderos o falsos? 7 mitos sobre la lactancia materna y la respuesta de dos expertos

Dar de mamar, cuando es posible, es la mejor opción para el bebé desde el punto de vista de la salud y la nutrición. La leche de la madre le proporciona al bebé toda la energía y nutrientes que necesita en sus primeros meses de vida, y continúa cubriendo cerca de la mitad de sus necesidades nutricionales durante los siguientes seis meses, según señala la Organización Mundial de la Salud.

Estos son los seis mejores alimentos para el cerebro, según una experta de la Universidad de Harvard

Sin embargo –y más allá de una serie de razones personales, médicas o económicas que hacen que una mujer no pueda hacerlo- persisten aún muchos mitos que pueden disuadir a una mujer de intentarlo.

La BBC le pidió a dos expertas que explicaran algunos de los más comunes y detallaran por qué no son ciertos. Catriona Waitt es profesora de Farmacología Clínica y Salud Global de la Universidad de Liverpool e investigadora del Colegio Universitario Makerere de Ciencias de la Salud en Uganda. Alastair Suttcliffe es profesor de Pediatría General en el University College de Londres.

Mito 1: es habitual que dar de mamar duela y que lastime los pezones

Waitt: Esto es un poco difícil de responder, dado que las molestias inciales son perfectamente normales y los pezones pueden doler en un principio hasta que se acostumbran.

Sin embargo, la lactancia no debería causar un dolor severo. Eso indicaría que hay más probabilidades de que los pezones se infecten o de que el bebé no se esté agarrando al pecho correctamente.

Cierta molestia puede ser normal, y puede llevar un tiempo acostumbrarse a dar el pecho, especialmente en el caso de las madres primerizas. Si causa demasiado dolor y angustia, es algo que requiere una consulta con el médico, enfermera o partera.

Mito 2: no vas a poder dar de mamar a menos que lo hagas desde el principio

Sutcliffe: Todo lo que aliente a las mujeres a dar el pecho es bueno para la salud en muchos niveles. Cualquier restricción artificial sobre el comportamiento humano que añada límites rígidos, no está basada en la ciencia.

Pero hay muchos beneficios de dar de mamar inmediatamente.

La nutrición es el más obvio. También ayuda al proceso de contracción del útero, que puede ayudar a prevenir o desacelerar el sangrado del útero postnatal.

También, en los primeros días después del nacimiento, el cuerpo humano produce una sustancia específica rica en proteínas llamada calostro. Es una sustancia rica que comienza el camino de la lactancia.

Mito 3: no podés tomar ninguna medicación durante la lactancia

Waitt: Esa es por lo general la primera pregunta que hace toda madre en cualquier parte del mundo. ¿Es seguro para mi bebé que yo tome mi medicación? La verdad es que muchos fármacos llegan al bebé en niveles muy bajos.

Si un médico te dice que necesitás tomar medicación, preguntale, pero es muy probable que no haya inconveniente en que lo hagas.

Crean el primer animal modificado genéticamente para tener crías sin sexo

Lo que el bebé necesita, más que nada, es una madre sana. La mayoría de los medicamentos comunes para tratar infecciones, depresión o dolor en general son probablemente seguros.

En cuanto a las drogas que no se deben usar durante la lactancia, son muy pocas. Por lo general son para tratar condiciones médicas específicas y muy graves, como el cáncer.

Hay otras drogas que necesitan ser consideradas cuidadosamente en términos de riesgos y beneficios. Cualquier mujer a la que receten medicamentos durante la lactancia debe sentirse empoderada como para hacerle preguntas a su médico.

Por qué la velocidad con la que comés puede ser tan importante para tu salud como los alimentos que consumís

Con las que hay que tener cuidado son con los remedios de venta libre, como por ejemplo los que son para la gripe o el resfrío que contienen descongestivos. Estos pueden reducir el suministro de leche.

Y siempre ten cuidado con los remedios a base de hierbas, ya que nunca sabés exactamente qué tienen, y muchos no han sido adecuadamente estudiados.

Mito 4: solo debés comer alimentos sin condimentar y evitar las comidas picantes antes de dar el pecho

Waitt: No hay nada que no se pueda comer en la lactancia. Sin embargo, la composición exacta de tu leche se ve afectada por tu dieta.

En algunos casos, una mujer puede notar un patrón. Por ejemplo, yo noté que uno de mis niños, cuando tomaba un jugo cítrico como jugo de naranja, se ponía muy irritable.

Pero no hay nada que pueda ser dañino o médicamente incorrecto y que deba evitarse.

Mito 5: no podés usar leche de fórmula si querés amamantar

Waitt: No hay una verdad absoluta. Sin embargo, mucho de la producción de leche está regulada básicamente por el suministro y la demanda.

El cuerpo de la mujer está asombrosamente hecho para producir leche suficiente para el bebé. Cuando el bebé chupa el pezón, se activan las hormonas para producir la cantidad adecuada de leche.

Por eso, no importa si alimentás a un bebé pequeño, a uno grande o incluso a mellizos, tu cuerpo producirá leche suficiente.

Si comenzás a darle fórmula, esa cadena se rompe. Tu cuerpo ya no recibe señales suficientes de que el bebé necesita más. Si tenés dificultades con el suministro de leche y empezás a introducir fórmula, eso puede darte un alivio temporal, pero puede hacer que empeore la situación.

El gusano que revivió después de estar congelado 46.000 años

Por otro lado, si tenés una mala noche, o estás enferma o agotada y tu pareja le da fórmula al bebé en algunas ocasiones para que vos puedas descansar, eso no quiere decir que luego no vayas a poder amamantar.

Mito 6: no deberías amamantar si estás enferma

Sutcliffe: No, eso es un mito. Las únicas circunstancias en que una no debería amamantar es si tenés VIH o hepatitis. Estos virus pueden pasarse a través de la lactancia.

En la mayoría de los casos es seguro continuar amamantando cuando la madre está enferma, ya que su cuerpo produce anticuerpos que también protegen a su bebé.

Es extremadamente raro ver una enfermedad en un bebé que haya sido transmitida por la lactancia.

Mito7: es difícil destetar a un bebé si le das de mamar por más de un año

Waitt: La Organización Mundial de la Salud recomienda dar de mamar exclusivamente por seis meses, y luego introducir nutrición complementaria pero continuar dando el pecho todo lo que quieras.

No hay un tiempo recomendado para parar.

En algunos países de altos ingresos, como Reino Unido, la mayoría de los bebés dejan de tomar pecho entre el primer y segundo año de vida. Mientras que en los países de bajos ingresos como Uganda, la lactancia continúa hasta los 2 o 3 años.

Un problema global es que muchos países no tienen suficiente licencia maternal que les permita a las madres dar el pecho exclusivamente, como recomienda la ONU.

Publicaciones

Publicaciones