Ganó en su regreso al circuito WTA, después de tres años y medio sin jugar y de tener dos hijos

“Ha sido mi primer partido en más de tres años. Estaba un poco oxidada, pero me siento muy bien”, resumió este martes, sonriente, la danesa Caroline Wozniacki, exnúmero uno del tenis femenino, tras vencer a la australiana Kimberly Birrell por 6-2 y 6-2 en la primera ronda del Masters 1000 de Montreal, en lo que significó su regreso a la competición profesional después de dar a luz a dos hijos.

En su primer partido desde enero de 2020, cuando anunció su salida de las canchas luego de atravesar algunos años complicados debido a su lucha contra una artritis reumatoide, Wozniacki necesitó de una hora y 37 minutos para batir a Birrell, actualmente 115 del ranking de la WTA. La danesa dejó el tenis tras perder en la tercera ronda del Abierto de Australia, el único torneo de Grand Slam que conquistó en su carrera, con un triunfo en la edición de 2018.

Caroline había anunciado en junio pasado que volvía al circuito y recibió invitaciones especiales para jugar los torneos de Montreal y Cincinnati, que se disputará la semana próxima. Ambos son la antesala del Abierto de Estados Unidos, previsto entre el 28 de agosto y el 10 de septiembre. La danesa fue finalista en 2009 y 2014 en el cemento de Flushing Meadows.

La mejor jugada del partido de Wozniacki

just stunning tennis 💥@CaroWozniacki | #NBO23 pic.twitter.com/OMkQF2SV4o

— wta (@WTA) August 8, 2023

“Es una locura. Estaba mirando el reloj. Mis hijos están durmiendo la siesta ahora mismo, lo cual es genial. Así que voy a estar con ellos después de hacer un poco de recuperación, comer y esas cosas”, describió tras la victoria Wozniacki. Antes de su retiro, había logrado 30 títulos, pasó 71 semanas como líder del ranking de singles y ahora acumula 636 victorias. Este martes en Montreal logró la primera como madre.

Frente a Birrell, la rubia nacida en la ciudad de Odense arrancó el duelo con un quiebre en el primer juego y después fue capaz de romper el servicio de su rival en las cuatro oportunidades del parcial inicial. En el segundo set, quebró para ponerse 4-2 y después mantuvo la ventaja hasta sellarla. Enseguida, levantó los brazos apuntando hacia el cielo con una gran sonrisa.

El punto para la victoria de Wozniacki

Back in the winner’s circle 👏

2010 champion @CaroWozniacki kicks off her return with a commanding win!#NBO23 pic.twitter.com/kuIt9nEAyq

— wta (@WTA) August 8, 2023

“No sabía con qué me iba a encontrar. No tenía idea de lo que iba a ocurrir cuando estuviera en la cancha porque no he jugado un partido real en mucho tiempo. Para mí, la idea era no desanimarme si cometía un error y no emocionarme demasiado cuando daba un buen golpe. Así fue como traté de equilibrar esas emociones. Estoy muy contenta con cómo jugué hoy. No es fácil ganar un partido, y definitivamente menos todavía cuando no has jugado uno en tanto tiempo”, destacó la jugadora danesa.

“Se siente como andar en bicicleta, básicamente. Nunca te olvidás una vez que estás allí, pero al mismo tiempo la sensación es diferente. Cuando juegas los puntos importantes o cuando ves una apertura, te emocionas mucho y es posible que no pegues tan limpio, y piensas: ‘ah, tengo que empezar de cero en el rally’. Hay muchos de esos momentos en el partido, pero también algunos en los que estaba como: ‘wow, no esperaba que eso saliera de mi raqueta en este momento’”, remarcó.

“Es un lugar increíble para volver y disputar mi primer partido. Me encanta jugar aquí”, dijo Wozniacki agradeciendo el apoyo del público canadiense. Por la segunda vuelta jugará contra la checa Marketa Vondrousova, décima del ranking mundial y novena preclasificada, que eliminó en el debut a la egipcia Mayar Sherif por 6-4 y 6-2.

“Creo que es genial volver como una jugadora de 33 años que ha jugado durante muchos años, y poder hacerlo con mis hijos ahora; especialmente el mayor, que está empezando a entender realmente lo que pasa y puede experimentar el mundo y los diferentes países. Esto es muy importante para mí y para David [Lee, su esposo, exjugador de básquetbol], también que podamos estar juntos en cada paso y, al mismo tiempo, vivir este increíble sueño de jugar de nuevo”, consideró Wozniacki.

“He jugado profesionalmente desde que tenía 15 años. Con 30 títulos individuales de la WTA, el número uno del ranking mundial durante mucho tiempo, una victoria en las Finales de la WTA, tres Juegos Olímpicos disputados, incluso llevando la bandera de mi Dinamarca natal, y un título de Grand Slam en Australia 2018. He logrado todo lo que pude soñar en la cancha”, había sentenciado en la conmovedora despedida hace tres años y medio. La ilusión parece renovada.

Publicaciones

Publicaciones