Roberto, tajante con su cita en First Dates: “Yo me lo pierdo… echas 15 polvos todos los días”

‘First Dates’ suele dejarnos momentos de lo más peculiares y extraños, al menos en ciertas ocasiones. Aunque el objetivo del programa es que los participantes encuentren el amor, no siempre se cumple.

Más información (Auto)

El programa está presentado por Carlos Sobera. Se estrenó en 2016, y tanto ha sido su éxito que ha sido proclamado como un programa de referencia de Cuatro. Los espectadores pueden disfrutarlo de lunes a viernes a las 21:05 horas.

‘First Dates’ junta a parejas en una cita a ciegas. Estos participantes mantendrán una conversación durante una cena en la que se conocerán y verán si realmente son compatibles o no. Al final del encuentro, decidirán si han tenido gustos afines y quieren seguir conociéndose, o si, por lo contrario, prefieren no saber nada el uno del otro.

El formato ha juntado a dos solteros: Nerea, de 19 años, y a Roberto, de 21. Al principio de la cita, la chica le ha preguntado de donde es él, a lo que ha respondido que es granadino. Nerea le ha explicado que ella es de Ronda, pero que ahora vive en Fuengirola.

Roberto ha asegurado que “de mapas estoy más perdido…”, y lo ha reflejado, ya que se pensaba que Fuengirola estaba en Granada. Ella se ha sorprendido: “Yo no sé mucha geografía, pero cariño, ubícate”. 

A Roberto no le ha acabado de gustar Nerea, y es que ha comentado que a pesar de ser una chica risueña, le tiene que entrar por el ojo “y no me entra, por mucho que tenga por dentro”. 

A lo largo de la cita han hablado de varios temas, hasta que han llegado al tema del sexo. Los dos han confesado ser muy activos, y han bromeado con hacerlo más de diez veces al día, incluso quince o veinte. Nerea ha asegurado ser una “viciada”, y él ha confesado que es igual y que sorprende mucho en la cama: “Soy una ardilla, un depredador, a mí se me da bien todo”. 

Casi al final de la cita, Roberto ha puesto el antifaz a Roberto y se han besado. A pesar de eso, en la decisión final, el joven ha confesado que le había llamado la atención “pero venía buscando otra cosa”. Ella, ofendida, le ha respondido un un “tú te lo pierdes”, a lo que él ha afirmado: “Yo me lo pierdo, echas 15 polvos todos los días y me lo voy a perder yo”. 

Publicaciones

Publicaciones