Una vida al filo del abismo

Las cabras montesas de Nubia –Capra nubiana- viven al borde de la supervivencia, en desiertos con escasa vegetación y climas duros. También viven literalmente al borde de los acantilados, con poco más que un pequeño espacio y empinados desniveles como compañía. 

Tal topografía vertiginosa ayuda a disuadir a los depredadores como leopardos y lobos. Por ejemplo, en el Parque Natural Avdat, en Israel, los científicos han observado cómo los íbices nubios dejan a sus crías en acantilados demasiado escarpados para que la mayoría de los mamíferos los alcancen, y luego regresan para alimentarlos hasta que las crías se vuelven lo suficientemente ágiles como para transitar los escapados paisajes por sí mismas.

A los machos de la especie les crecen cuernos curvados hacia atrás que pueden medir más de un metro de largo. Usan estas impresionantes armas para defenderse de los depredadores y para competir con otros machos por los derechos de reproducción, tal y como capturó el fotógrafo Amit Eshel en esta imagen en la que dos machos pugnan cara a cara en el desierto de Zin, en Israel. 

A pesar de la violencia de tales encuentros y el escenario precario en el que se pelean, los machos de cabra montés rara vez caen y mueren. La agilidad, la velocidad y la comodidad de las cabras salvajes con el abismo parecen protegerlas incluso en el fragor de la batalla.

Sin embargo, aunque la capacidad de la cabra montés de Nubia para navegar por terrenos empinados puede protegerla contra los depredadores naturales y los machos rivales, se ha demostrado que es poco consuelo contra la invasión de los seres humanos.

Antiguos dibujos rupestres y restos óseos sugieren que los íbices nubios alguna vez habitaron las montañas del noreste de África y el Medio Oriente. Hoy en día, solo unos 5.000 ejemplares se aferran a la vida en poblaciones fragmentadas y  dispersas por Egipto, la Península del Sinaí y la Península Arábiga. Las poblaciones más saludables se encuentran en Israel, aunque parte de la razón de su éxito se debe a que los leopardos de arabia –Panthera pardus nimr- una subespecie en peligro crítico de extinción que alguna vez se alimentaron de cabras montesas, han sido exterminados en gran parte del país.

Fotografía finalista en la categoría: Terrestrial Wildlife del certamen de fotografía de Naturaleza The BigPicture 2023, organizado por la Academia de las Ciencias de California

Publicaciones

Publicaciones