España cayó con todos los honores contra la NBA

La selección española sufrió su primera derrota en la preparación del Mundial a manos de Estados Unidos (88-98) en un encuentro igualado y lleno de alternativas que se decidió en el último cuarto en un notable encuentro en líneas generales en el que brillaron los Hernangómez, Santi Aldama y un Àlex Abrines clave en el gran regreso del equipo en el tercer cuarto.

Sergio Scariolo aún tiene casi dos semanas para terminar de ajustar los automatismos y evitar algunos momentos de imprecisiones que resultaron fatales ante un conjunto normeamericano muy competitivo y físico pese a que se han borrado todas las grandes estrellas de la NBA. Pese a ello, gente como Jalen Brunson, Austin Reaves o Cam Johnson marcan las diferencias.

Tras derrotar con enorme autoridad a Eslovenia (99-79 en el caso español y 92-62 los norteamericanos con Doncic vestido de calle), ambos equipos se jugaban el torneo y lo que es más importante, un gran ‘chute’ de moral a tan solo 12 días del comienzo de un Mundial en el que ‘La Familia’ defenderá el cetro universal que conquistó hace cuatro años en el Wukesong Arena de Pekín.

Más información (Auto)

El primer cuarto español fue bastante notable, igualando la teórica superioridad física tanto en el rebote (cinco ofensivos por los tres del rival) como en el ritmo de juego, con muy buenos minutos del joven Juan Núnez en el puesto de base y en una nueva demostración de que los dos grandes referentes de esta selección nacieron en el mismo hogar y se apellidan igual: Hernangómez, con siete puntos para cada uno.

El empuje inicial de Jalen Brunson disparó a los campeones de los últimos cuatro Juegos Olímpicos. Con siete puntos, el base de los Knicks lideró el 6-11 (min. 2:39) mientras los españoles se iban agarrando a la pista hasta dar la vuelta al marcador (18-17, min. 5:47) con un ‘2+1’ del Hernangómez azulgrana (Willy) y un triple del Hernangómez del Panathinaikos (Juancho).

Willy Hernangómez trata de evitar la canasta de Ingram

| EFE

El plus físico y de intensidad que dio Alberto Díaz dio continuidad a esa buena dinámica y sendos triples seguidos de Santi Aldama y del azulgrana Joel Parra situaron a España con cuatro puntos de renta (26-22, min. 8:09) y la permitieron irse con ventaja al final del primer cuarto (28-26). Hasta ese momento, igualdad total entre dos equipos con muchas bajas, pero con tanta o más ilusión.

Cambió el partido en el segundo cuarto por el buen trabajo en la dirección de Tyrese Haliburton (seis asistencias en el descanso) y la extraordinaria capacidad para anotar de cinco-seis metros de un Jalen Brunson que se fue al descanso con 16 puntazos fueron marcando las diferencias ante la vigente campeona mundial, que seguía jugando con descaro pese a los problemas que se encontraba en ataque.

Ese cuadro es una constante en los encuentros contra Estados Unidos, cuando la defensa empieza a ganar en intensidad y los segundos de posesión se van agotando sin que se encuentren tiros cómodos. Así las cosas, el segundo triple seguido de Jaren Jackson Jr. (Grizzlies) dio la vuelta al marcador en los albores del segundo cuarto (29-32) y las canastas de Brunson estiraron aún más el ‘chicle’ (38-44, min. 15:17).

Estados Unidos también atrapó varios rebotes en ataque y se sentía cómodo por primera vez en la noche malagueña. Tanto, que cerró la primera parte con dos canastas de Anthony Edwards (Timberwolves) con 45-55 después de imponer su ley desde el perímetro con 6/9 en lanzamientos triples por los 6/15 de España. Es decir, 18 puntos ambos con seis tiros menos para los norteamericanos.

Jared Jackson Jr., contra los hermanos Hernangómez

| AFP

Lejos de bajar los brazos, España regresó con nuevos bríos y Abrines volvió a reivindicar su sensacional campaña con el Barça anotando nueve puntos para liderar un espectacular parcial de 0-9 que apretó mucho el duelo (54-55, min 22:16) y reiteró una realidad que marca a este grupo desde tiempos inmemoriales: que no tiene miedo a nada ni a nadie.

Un triple de Rudy Fernández situó un ilusionante 68-64 (min. 27:24), pero ahí un tiempo muerto de Steve Kerr salmó a sus jugadores y entre un triple del letal Cam Johnson y la excelente labor de un enorme jugador de equipo como Austin Reeves posibilitó un 1-9 de parcial que rompió el ídolo local y pregonero de la feria malagueña Alberto Díaz con un triple casi sobre la bocina (72-73).

Un triple de Aldama dio otra vez la vuelta al electrónico en la primera acción del último cuarto (74-73), pero Estados Unidos recuperó de inmediato la fluidez y complicó los ataques españoles, que no encontraba el camino con Alberto Díaz al mando de las operaciones. A 5:00 del final la empresa volvía a estar complicada (82-88) después de que Juancho Hernangómez fallase tres de los cuatro tiros libres de que dispuso.

Los vigentes campeones mundiales sufrieron en exceso en esos minutos finales y Scariolo decidió parar el partido a 1:58 del final con 84-97 en el marcador. Al final, 88-98 y muy buenas sensaciones pese a la derrota. A falta de conocer la evolución de Sergio Llull y de Usman Garuba, este equipo ilusiona y toca encarar los dos últimos amistosos y el Mundial con moderado optimismo.

Publicaciones

Publicaciones