El PSOE descarta ceder la presidencia del Congreso y elude entrar en “la subasta” de Junts

El Congreso de los Diputados se anima y los diputados comienzan a desfilar por sus pasillos para recoger sus credenciales. El viernes todavía quedaban por pasar por la carrera de San Jerónimo 84 de los 350 y el tiempo apremia. La constitución de las Cortes el jueves 17 de agosto marca una fecha en rojo en la agenda y las negociaciones para amarrar una mayoría en la Mesa del Congreso entran en su recta final. El PSOE no quiere que la presidencia de la Cámara Baja entre en las negociaciones, como ha pedido Coalición Canaria, que propone que presida el PNV.

El secretario de Estado de Relaciones con las Cortes, el socialista Rafael Simancas, tiene este lunes una nueva ronda de contactos y EH Bildu anunció que esta misma mañana se sentará con el PSOE para cerrar un acuerdo que, por su parte, va “bien encaminado”. Los abertzales no tienen interés en estar en la Mesa del Congreso y no ven “ni bien ni mal” que la presida un nacionalista. Es “el momento de los partidos”, dijo la vicepresidenta socialista Nadia Calviño, y hay “negociaciones constantes”.

Más información (Auto)

Mientras, el PSOE sigue guardando silencio y solo despeja los balones que le interesa. Su oferta a los nacionalistas sigue en pie, el diálogo está abierto pero la presidencia del Congreso, la tercera autoridad del Estado tras el Rey y la presidencia del Gobierno, no entra en las conversaciones. Así lo zanjó la vicepresidenta en funciones Nadia Calviño, en una entrevista en TVE y después de que Coalición Canaria haya invitado a ceder este puesto al PNV. Este lunes, el PSOE volvió a apelar a “la prudencia y la discreción” y eludió entrar a valorar el mensaje de Carles Puigdemont, que desde su redes sociales: “Crece el nerviosismo y sube la subasta”, señaló. La portavoz del PSOE, Pilar Alegría, se limitó a considerar que hay que subir la escalera “escalón a escalón” y de manera “pausada”. Una forma de insistir de nuevo en que ahora mismo lo que toca negociar es la Mesa del Congreso y más adelante se adentrarán en negociaciones políticas para una investidura. Junts y ERC hablan de amnistía para los encausados del ‘procés’ y de referéndum para Cataluña.

La vicepresidenta Calviño defendió, en ‘La Hora de la 1’ de TVE, que el PSOE presida la Mesa del Congreso la próxima legislatura. La propuesta del presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, de Coalición Canaria, en las que abogaba por que el Congreso estuviera presidido por “un diputado o diputada del PNV” abre un nuevo escenario. Pero los socialistas ya habían dejado claro que ese sillón no entraba en la oferta a los nacionalistas. Desde el PSOE sí que han brindado un sillón de la Mesa y ha pedido a PNV, ERC y Junts que sean ellos quienes decidan quién ocupa ese puesto. EH Bildu ya ha dejado claro que no tiene más interés por estar en ese órgano del Congreso.

La ministra de Economía en funciones, que ha postulado su candidatura para presidir el Banco Europeo de Inversiones, quiso ser prudente porque quedan días de negociaciones pero en la misma línea de lo que defiende su partido, la presidencia debería ser, tras el paso al lado de Meritxell Batet, para un socialista. La presidenta del Congreso la pasada legislatura, dirigente del PSC, ya comunicó que no repetirá en el cargo y el PSOE sondeó con los nacionalistas un nombre que tenga el visto bueno de los partidos con los que debe amarrar una mayoría en la Mesa (PNV, ERC, Junts, Bildu y BNG).

“Las escaleras hay que subirlas de manera pausada, primer escalón, segundo escalón, tercer escalón…”, señaló la portavoz socialista, Pilar Alegría, insistiendo en que lo que ahora mismo está en negociación es amarrar una mayoría progresista en la Cámara. El PSOE trata de alejar el fantasma de una repetición electoral y se muestra optimista sobre la posibilidad de un acuerdo ante el día 17 de agosto que admite es difícil pero que en absoluto ve imposible. El mensaje de la líder de ERC, este domingo, endureciendo el tono y avisando de que no de sus votos por “descontado” ha sido seguido de otro recado de Carles Puigdemont (Junts) que desde Waterloo advierte de que no harán declaraciones públicas sobre las negociaciones, dando por hecho que se acercan “días decisivos” y pidiendo “paciencia, perserverancia y perspectiva”.

La portavoz de Sumar en el Congreso, Marta Lois, confirmó que siguen los contactos con los independentistas de Junts para lograr que se configure una Mesa progresista que, en su opinión, debería estar presidida por el PSOE. Lois confimó que está habiendo contactos con los independentistas de Junts para lograr que se configure una Mesa del Congreso de mayoría progresista que, en su opinión, debería estar presidida por el PSOE. Otros miembros de Sumar como Pablo Echenique (Podemos) habían pedido al PSOE que cediera ese puesto y Enrique Santiago, diputado de Sumar por Córdoba y secretario general del PCE, dejó esa puerta abierta para explorar esa vía como camino para cerrar un acuerdo.

Eso sí, en los pasillos del Congreso ha subrayado que estas negociaciones se están llevando a cabo de forma “discreta” porque considera que los acuerdos son más factibles en “conversaciones a puerta cerrada y de confianza mutua”. Las conversaciones son “a puerta cerrada y de confianza mutua”, dijo, y están evitando globos sonda. El PSOE advirtió a Sumar, que había abierto canales de comunicación con Junts, que son ellos como grupo mayoritario quienes deben capitanear un acuerdo.

Publicaciones

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here