Descubren en la Antártida una asombrosa criatura con 20 “brazos”

En las profundidades heladas del océano cerca de la Antártida, un equipo de investigadores ha descubierto una nueva y fascinante especie marina que recuerda sorprendentemente a una fruta común.

La estrella pluma fresa de la Antártida o Promachocrinus fragarius, como ha sido llamada, ha capturado la imaginación de los científicos y aficionados por igual, gracias a su apariencia extraña y a su nombre evocador.

una cantidad sorprende de brazos

Esta criatura marina, descubierta por el profesor Greg Rouse de la Universidad de California, San Diego, junto con los investigadores Emily McLaughlin y Nerid Wilson, tiene una estructura inusual con 20 “brazos”. Algunos de estos brazos son ásperos y protuberantes, mientras que otros tienen una apariencia más suave y plumosa.

 

A pesar de compartir similitudes con otros animales marinos invertebrados como las estrellas de mar y los pepinos de mar, las estrellas de plumas se destacan notoriamente por su considerable tamaño y su apariencia que los investigadores han descrito como “de otro mundo” cuando estas criaturas nadan. De hecho, para algunos recuerdan al facehugger de la película Alien

Habitando en un rango de profundidades que varían entre los 20 y los 2.000 metros en el océano, este nuevo estudio ha revelado un total de ocho especies únicas de estas estrellas de plumas. Lo que hace que este descubrimiento sea aún más intrigante es que cuatro de estas especies nunca habían sido nombradas previamente por la comunidad científica.

A pesar de su apariencia alienígena, si se hace un acercamiento a su cuerpo, la criatura toma la forma y el tamaño de una fresa. El punto de conexión de los tentáculos, llamados cirri, presenta protuberancias circulares que asemejan las semillas de la fruta. 

Una Nueva Clasificación

La estrella de mar de pluma de fresa antártica ha sido clasificada formalmente como Promachocrinus fragarius, y se encuentra bajo la clase de Crinoidea, que incluye también estrellas de mar, erizos de mar, dólares de arena y pepinos de mar. La palabra “fragarius” deriva del término latino “fragum”, que significa fresa.

La investigación, publicada en Invertebrate Systematics, llevó a los científicos a reconocer no sólo esta especie, sino cuatro nuevas especies bajo el grupo de estrella de mar de pluma antártica. Esto, junto con la “resurrección” de animales previamente descubiertos, ha ampliado la categoría de estrella de mar de pluma antártica de una a ocho especies.

El descubrimiento de la estrella de mar de pluma de fresa antártica y otras especies relacionadas destaca la riqueza y diversidad del mundo marino. Su apariencia inusual y su conexión con una fruta tan familiar ofrecen un recordatorio emocionante de cuán poco comprendemos sobre los misterios que aún aguardan en las profundidades oceánicas. En un momento en que la exploración del océano sigue revelando maravillas, esta criatura sirve como un símbolo evocador de la belleza y complejidad de la vida en nuestro planeta.

Publicaciones

Publicaciones