Javier Milei planifica un gabinete de ocho ministerios, aunque hasta el momento confirmó solo dos nombres de su equipo

El escenario abierto tras el batacazo electoral de Javier Milei puso a La Libertad Avanza ante un nuevo desafío de cara a octubre: demostrar que las políticas que pretende llevar adelante el espacio libertario en su virtual presidencia no irían a contramano de la gobernabilidad. Con la dolarización como principal caballito de batalla, el candidato afirma que está “preparado para gobernar hoy” y que tiene a un equipo “listo para asumir”. Sin embargo, hasta el momento, los nombres confirmados son únicamente dos: el de la licenciada Sandra Pettovello, a cargo de la política social, y el de la economista Diana Mondino, quien se desempeñaría al frente de la Cancillería. Ambas son hoy candidatas a diputadas nacionales.

Los ministerios que sobrevivirían al achicamiento del gabinete ideado por Milei son Defensa, Justicia, Economía, Relaciones Exteriores, Infraestructura, Seguridad e Interior. A ellos se sumaría la creación de una nueva cartera: Capital Humano. Es la que suplantaría a Desarrollo Social, al unificarse con el de Salud, Trabajo y Educación. A la cabeza de ese “superministerio” estaría Pettovello, una especialista en Ciencias para la Familia en cuyas manos recaería la responsabilidad de, entre otras cosas, negociar con los grupos piqueteros.

“Los argentinos que dependen de la asistencia estatal para sobrevivir son las víctimas del sistema, no los victimarios”, sostuvo Milei hace dos semanas. Los “victimarios”, en palabras del libertario, son los políticos. Fue durante la presentación de su plan de gobierno, cuando también se encargó de aclarar que no tomaría ninguna decisión que “le traslade el costo del ajuste que hay que hacer a las víctimas del sistema”.

Sucede que el libertario rechaza las acusaciones que recaen contra su figura por “quitar derechos”. “Eso es falso. Para mi los derechos son el derecho a la vida, la libertad y la propiedad. El resto son construcciones ideológicas para sacar ventajas. Les dejo una pregunta para pensar. ¿Quién es el bueno o el malo? ¿El que reclama derechos que no existen o los que queremos sacara a la gente de la miseria”, planteó este lunes.

Milei había institucionalizado su programa de reformas de “tres generaciones” en abril, al momento de darse a conocer su plataforma electoral. Allí se detallan punto por punto las políticas de ajuste fiscal y privatizaciones que el libertario pretende llevar adelante en caso de aterrizar en la Casa Rosada. Sin embargo, el economista sabe que ese a “mundo ideal”, como afirma, no se llegará “dentro de tres días”. “Si no entendemos la lógica de las reformas estructurales y de la secuencialidad, puede terminar en un desastre macroeconómico que genera un problema social colosal”, se suele atajar.

El otro nombre confirmado por el libertario para conformar su virtual equipo de gobierno es el de Diana Mondino. La economista de Ucema, según confirmaron a LA NACION, sería la encargada de llevar adelante la política exterior en un gobierno de La Libertad Avanza. Sin ir más lejos, pocos días antes de las PASO, fue ella quien expuso ante el think tank estadounidense Wilson Center, en lo que se interpretó como un primer acercamiento formal de La Libertad Avanza con los Estados Unidos en medio de la campaña.

Esta mañana, en línea con los intercambios con el país del norte, Milei confirmó que emisarios del Fondo Monetario Internacional (FMI) se “contactaron” con su hermana Karina para tener “una reunión”. “Estamos viendo cómo encararla”, contó en Radio La Red, a la vez que reveló que esa comunicación fue luego de las elecciones del domingo. “Igual, hay un tema no menor: el programa que proponemos es mucho más duro que el del Fondo”, reparó.

El líder de La Libertad Avanza lejos está de esconder sus afinidades con referentes de la derecha internacional, como Donald Trump o el brasileño Jair Bolsonaro. Por el contrario, hace de ese nexo una bandera a la hora pararse en contra de su principal “enemigo” ideológico: el “socialismo”. “Si soy presidente, mis aliados son Estados Unidos e Israel”, indicó tras ganas las PASO. Y repitió una promesa de campaña que lo emparenta con el trumpismo: mudar la embajada argentina en Israel de Tel Aviv a Jerusalén, emulando la polémica decisión que tomó en 2017 el por entonces presidente republicano. Además, de acuerdo a lo que aseguró Milei en varias oportunidades, su primer viaje como presidente sería a ese país de medio oriente.

Publicaciones

Publicaciones