Luego de las primarias, el FMI abre el juego y busca conocer los planes de Milei y de Bullrich

WASHINGTON.- Tras las elecciones primarias, el Fondo Monetario Internacional (FMI) abrió el juego y comenzó a estrechar el vínculo con las dos principales campañas opositoras que lideran Javier Milei, de La Libertad Avanza, y Patricia Bullrich, de Juntos por el Cambio, una movida previsible ante el nuevo escenario político de “tres tercios” que arraigaron los comicios que abrieron la pelea por la Casa Rosada.

El primero en adelantar esta mañana el contacto con el FMI fue Milei, quien dijo en una entrevista radial que el organismo se había puesto en contacto luego de las elecciones con su hermana, Karina Milei, a quien suele llamar “el jefe”, para tener una reunión. Una fuente cercana a Bullrich indicó luego a LA NACION que el Fondo también había tenido un contacto con Luciano Laspina, principal referente económico de Bullrich.

Un portavoz del FMI confirmó a LA NACION los llamados, a los que enmarcó entre los contactos habituales que el organismo suele tener con las figuras políticas, empresariales, sindicales, sociales y los referentes económicos de un país para intercambiar ideas, y tener un mejor entendimiento de la realidad y de los planes de los líderes políticos.

“El Fondo contacta de manera regular y rutinaria a un amplio rango de referentes políticos y económicos, que también incluyen países con programas del FMI”, indicó un portavoz del organismo. “Estos contactos son importantes para el entendimiento de los puntos de vista y opiniones del Fondo y de sus miembros sobre sobre los objetivos generales y las políticas clave de los programas respaldados por el FMI. En el caso de los candidatos presidenciales, estos contactos también permiten que el staff comprenda mejor los aspectos clave de las posibles políticas económicas futuras”, agregó.

Las primeras movidas del FMI para conocer mejor el pensamiento y los planes de los candidatos presidenciales llegan días antes de una reunión prevista del Directorio Ejecutivo para tratar el último acuerdo técnico alcanzado entre el staff y el Gobierno que prevé, una vez que el board lo apruebe, un giro vital por alrededor de 7500 millones de dólares para la Argentina. El acercamiento del FMI a las campañas es también una gestión ineludible para el staff, que necesita tener una idea más nítida de los candidatos acerca de su compromiso político con el FMI y sus planes para el programa vigente, un aspecto que el board también tendrá en cuenta a la hora de liberar más dólares para el país.

El staff del Fondo buscará estrechar el diálogo con la oposición durante de la campaña para empaparse de los planes económicos, pero también para llevar al board un panorama completo sobre las perspectivas políticas para la Argentina y el futuro del programa actual luego del resultado de “tres tercios” que dejaron las primarias, que dejó al oficialismo y a las dos principales fórmulas de la oposición con posibilidad de definir la presidencia en una eventual segunda vuelta. Los funcionarios del FMI ya mantienen un ida y vuelta permanente con el ministro de Economía, Sergio Massa, y su equipo económico.

Milei fue el primero en adelantar esta mañana durante una entrevista en radio La Red que el Fondo había intentado contactarlo a través de su hermana. “La contactaron a mi hermana para tener una reunión, estamos viendo cómo encararla”, dijo Milei. El candidato ultraliberal descartó cualquier inconveniente en el vínculo con el organismo porque, recordó, su plan maneja “una hipótesis de ajuste mucho más fuerte”.

“El Fondo te propone un número fiscal y cómo lo alcanzás es problema tuyo. Históricamente los ajustes recayeron sobre el sector privado; los que pagamos los platos rotos de las desavenencias de los políticos fuimos los productores de riqueza. La gran diferencia en el programa que proponemos es que vamos a ir contra la política en los lugares donde roba”, contrastó Milei.

Además del contacto con Milei, el staff también comenzó a estrechar el contacto con el equipo económico de Patricia Bullrich, que por ahora comanda Luciano Laspina, indicó una fuente cercana a Bullrich a LA NACION.

En la previa a las elecciones primarias existía un piso de incertidumbre sobre el próximo desembolso del Fondo, y algunos inversores en Estados Unidos creían que, tal como ocurrió en 2019 luego de la derrota del entonces presidente Mauricio Macri en las primarias, el Fondo podía llegar a congelar ese giro. Pero en ese momento, Alberto Fernández, por entonces candidato presidencial del Frente de Todos, había dicho que quería romper con el programa sin dar ningún indicio nítido sobre la política económica de su futuro gobierno, una postura que en última instancia llevó al staff y al board del FMI a decidir suspender los desembolsos al gobierno de Macri. Ninguno de los candidatos ha puesto en duda, por ahora, el programa con el organismo. El board tiene previsto reunirse el próximo 26 de agosto para discutir el acuerdo con la Argentina.

“El Fondo está más atorado de manos. Es muy poco probable que el Fondo no vaya para adelante. Si no han tenido una reunión con Milei, la tienen que tener. Tienen que hablar con Milei antes de la reunión del board para tener garantías políticas sobre el programa. Esa reunión con Milei será clave”, dijo Alejandro Werner, director del Georgetown Americas Institute y exfuncionario del FMI.

Publicaciones

Publicaciones