El PP se vuelca en la manifestación contra la amnistía convocada en Barcelona para ganar terreno a Cs y Vox en Cataluña

Hay una alternativa y es el PP. Punto“. Bajo esta premisa, la plana mayor de los populares se volcará este domingo en la manifestación de Societat Civil Catalana (SCC) contra la amnistía. Los populares saben que este próximo 8 de octubre es una de las principales bazas para su objetivo de erigirse como los líderes de las derechas en Cataluña y afianzar la estrategia del voto útil que empezaron ya en la campaña para las elecciones municipales. Una competición que en 2017 ganó claramente Ciutadans, y que dejó al PP -que entonces habitaba la Moncloa- con una representación testimonial en Cataluña. Seis años después, las tornas han cambiado. Ahora es Cs quien está en horas muy bajas, aunque al PP le ha salido otro competidor a su derecha que es Vox, y a quien también quieren relegar en el mapa político.

En este contexto, el PP se vestirá de gala este domingo en Barcelona. A diferencia de la convocatoria de hace seis años, cuando -con Mariano Rajoy en el Gobierno- solo fueron representantes del partido en Cataluña, como Xavier García Albiol, Dolors Montserrat y Enric Millo; esta vez, la comitiva popular que desfilará por Passeig de Gracia estará encabezada por el propio presidente de la formación a nivel nacional, Alberto Núñez Feijóo, que competirá en las calles con el líder del Vox, Santiago Abascal.

Feijóo irá acompañado de los principales presidentes autonómicos. La presencia más destacada será la de la presidenta madrileña Isabel Díaz Ayuso, una de las primeras dirigentes del PP en confirmar su asistencia y una de las voces más duras contra el independentismo. Se desplazarán también otros barones autonómicos como Juanma Moreno o Fernando López Miras. Y por la parte catalana, estará el presidente del PP catalán, Alejandro Fernández, junto a representantes como Manu ReyesDaniel SireraNacho Martín Blanco y los diputados en el Congreso y en el Parlament.

Los populares ya convocaron un acto-concentración contra la amnistía el pasado 24 de septiembre en Madrid, donde Feijóo consiguió posar con los expresidentes Mariano Rajoy José María Aznar. Una convocatoria que le ayudó a reforzarse internamente antes de su investidura fallida y donde se erigió como la alternativa a Pedro Sánchez y a los pactos con los independentistas. La manifestación del domingo se ve en Génova como el partido de vuelta. Por este motivo enviarán a sus principales espadas, aunque la entidad dirigida por Elda Mata y Álex Ramos ha pedido a los partidos que eviten capitalizar la manifestación y que no lleven logos ni símbolos de sus siglas. “Nos lo repiten cada día”, se quejan algunas voces populares, que dudan de que todas las formaciones cumplan con la orden.

Diferencias internas

Pero esta imagen de fuerza que pretende dar el PP en las calles de Barcelona se puede ver empañada por las cada vez más evidentes choques internos. Es sabido que las relaciones entre Feijóo y Fernández no pasan por su mejor momento, después de que el dirigente catalán aireara las diferencias estratégicas con su líder por haber planteado la inclusión de Junts en su ronda de contactos para la investidura. Unas críticas públicas que molestaron al resto de los populares catalanes que dejaron solo a Fernández en su conferencia política del pasado mes de septiembre. Y no solo ellos, tampoco asistió el vicesecretario de organización del partido, Miguel Tellado, a pesar de haber viajado aquel mismo día a la capital catalana. Fue allí donde Fernández exigió a su partido que no le tutelaran.

Aunque de momento no ha habido movimientos para convocar un congreso interno para relevar a Fernández como presidente del PPC, la convocatoria será un buen momento para ver el estado actual de las relaciones entre los dos dirigentes. De momento, lo único que hay es una nueva descoordinación entre la dirección catalana del partido y la de la provincia de Barcelona, la más crítica con Fernández.

Según ha podido saber El Periódico de Catalunya, del grupo Prensa Ibérica, la cúpula barcelonesa ha convocado a la militancia a las 11.00 horas en la esquina de Passeig de Gràcia con la calle de Mallorca; mientras que la catalana ha hecho llegar otra circular convocando a la confluencia con la calle de Provença -la siguiente vía paralela- una hora más tarde, a las 12.00 horas. Fuentes de la cúpula le restan importancia, aunque el hecho ha incordiado a más de un dirigente del PP catalán. “Es una demostración de que no hay voluntad de coordinarse, están en guerra”, remacha uno de los líderes consultados.

Publicaciones

Publicaciones