Ancelotti sube la exigencia al Barça

Tras el empate en Mallorca, en el que el Barça logró salvar un punto gracias a Fermín, al Barça le quedaban dos partidos de Liga y uno de Champions hasta el parón y el equipo, pese a los contratiempos en forma de lesión, se puso como objetivo apretar para saldar todos los partidos con victoria hasta el parón y no perder más comba en la Liga.

Cumplió el equipo ante el Sevilla, aunque no fuera con el juego más brillante del mundo y también lograron superar al Oporto en Champions sin demasiado relumbrón. 

El Barça tiene hoy la opción de cerrar con otra victoria el partido ante el Granada y conseguir cerrar los tres partidos sumando el máximo de puntos posible y si puede ser dejando un juego agradable y vistoso para además del pleno de puntos, que el sabor de boca que deje el equipo sea mucho mejor.

Xavi está consiguiendo crear un equipo con sello propio y tratando con mucho cariño a los más jóvenes, que le devuelven la confianza en forma de juego alegre y sorprendente. Lamine y Fermín están ayudando mucho al equipo con su sorpresa y explosividad, a la vez que se van consolidando los nuevos fichajes para apuntalar bien el equipo y recuperando jugadores para la causa como Ferran Torres, que si sigue así de enchufado se va a convertir pronto en referente indiscutible. 

Pero el Barça no juega solo, enfrente en esta Liga tiene a un Real Madrid que, agarrado a Bellingham, está consiguiendo recuperar efectivos y con la ayuda de Vinicius Jr. está presionando fuerte al Barça y dejando muy poco margen de error en este inicio liguero a los de Xavi.

Es una buena noticia que Ancelotti tenga el título de Liga entre ceja y ceja para que la emoción dure, pero esto es muy exigente y será una larga carrera de resistencia para seguir en lo más alto, de dos o quizás de tres si el Girona sigue tan inspirado como en este arranque. 

Publicaciones

Publicaciones