Bailando 2023: Marcelo Tinelli comparó a una de las bailarinas del programa con una vaca y aseguró que ahora las mujeres se sienten ofendidas por todo

Este martes volvió a la pista de Bailando 2023 una de las revelaciones de esta edición, Coty Romero. Fiel al estilo con el que se hizo conocida en la última edición de Gran Hermano, la concursante hizo gala de su amor por su tierra y por su poder confrontativo. Junto a su compañero, Jitsu Díaz, la correntina apareció vestida con la ropa típica de su provincia y trajo, también, una muda para el conductor, Marcelo Tinelli.

A pesar de que el conductor se negó a cambiarse en estudio, la concursante insistió y logró que se bajara los pantalones, pero antes de hacerlo del todo, se arrepintió y decidió calzarse el que le habían traído por encima del que llevaba puesto. Completó su look con una gorra, un par de alpargatas y un pañuelo en el cuello.

La idea de Coty era bailar al ritmo de Los Alonsitos, pero el conductor recordó que su coterránea y enemiga íntima, Lourdes Sánchez, ya lo había hecho en una edición anterior del certamen. Por supuesto que eso no acobardó a Coty, que estaba convencida de que debía ambientar también el estudio y trajo una vaca gigante de peluche. “Se llama Lourdes”, disparó, picante, y le dio unas palmaditas.

¿Pero ella cantó con Los Alonsitos, o era ’Jardín, tintin’?”, disparó la correntina, refiriéndose al tema que Sánchez entonaba en su programa infantil El Universo de Lourdes. “Yo la invito a cantar con nosotros nuestro tema”, siguió la concursante. Tinelli, entonces, cambió drásticamente de tema y le preguntó en qué quedó su relación con el periodista deportivo Gastón Edul. “¿Viste que la otra vez no pudimos coordinar para que venga al programa? Bueno, no pudimos coordinar tampoco para vernos. Íbamos a vernos, pero no pude. No nos vimos nunca”, aseguró Romero.

Luego, se negó a dar precisiones sobre lo que ocurrió con el jugador de River Plate Esequiel Barco, que según había revelado un par de semanas atrás, le enviaba mensajes en sus redes sociales. “No voy a quemar a nadie más. No voy a contar más nada”.

Entonces, el conductor quiso hablarle de su exnovio, Alexis “El Conejo” Quiroga. Y para convencerla de que el también exconcursante de Gran Hermano seguía enamorado de ella, lanzó un desafortunado comentario: “Yo lo banco al Cone. A ver… El pibe está saliendo con la bailarina [Martina Peña], pero para mí, y ahora que ella no está, para mí que él agarró lo que tenía más cerca”.

A pesar de que Pampita Ardohain, Marcela Feudale y algunas de las bailarinas del staff se mostraron visiblemente molestas con el comentario, Tinelli redobló la apuesta: “Déjenme terminar… Porque ante el dolor, agarrás la vaca. Cuando te dejan, cazás la vaca”, continuó, señalando al peluche que Coty había llevado al estudio. “No digo que la chica sea una vaca ni que sea un animal”, aclaró, ante la risa nerviosa de Romero. “Quiero que me interpreten bien: me dio pena. Ahora todas se sienten ofendidas por todo”.

Sin hacer referencia al desubicado mensaje que acaba de escuchar, Coty dio su versión sobre el presente de su exenamorado: “Yo no sé qué le pasa a él, pero hay que ser un poquito egoísta, también. Yo mostré sus chats, pero fue la única forma que encontré de terminar con esto. Porque, primero, me mete los cuernos. y soy un h… porque no lo perdono. Yo después dije que no quería seguir, porque me hacía mal y hasta mi mamá tuvo que intervenir, porque un día me vio mal en el streaming. Le dijo ‘opama’, que significa ‘se terminó’ en guaraní”, contó.

“Pero él no entiende guaraní. Por ahí siguió andando porque dijo: ‘¿Quién es? ¿Opama Bin Landen?”, intervino el conductor. Y Romero siguió: “Después de eso, teóricamente él dijo: ‘Bueno, no jodo más”. Y yo, todo bien, pero no quería saber nada más con él. Me lastimó mucho. Y la gente dijo que los mails que mostré en el programa, que él me envió, eran mentira. Los mostré para que me deje de molestar. Y resulta que otra vez soy una h… por exponerlo… Es muy machista la sociedad. Siempre va en contra de la mujer. Y son las mismas mujeres las que me dicen eso. Por eso, que piensen lo que quieran. Yo tengo que ser un poquito más egoísta y decir que no quiero esto para mí. Porque, si te cagan una vez, lo hacen de nuevo. Es como los políticos, que roban una vez y siguen robando siempre”, se despachó la correntina.

“Uno puede tener un error, y errores tenemos todos en la vida. Uno vive equivocándose, porque si fuera perfecto estaría en una nube celestial, junto a Jesús, junto a Cristo”, discrepó Tinelli. Y continuó: “Y las mujeres también se equivocan. No es una cuestión de género. No es que el hombre es turro y la mujer es una divina. La mujer también tiene lo suyo. No es una cuestión de género. Zaira Nara, por ejemplo, es una mina que opina igual que vos: que los hombres son todos turros. Las hermanas Nara, y lo he hablado con Wanda, piensan que el hombre es el quilombero más grande”.

Zaira, que se encontraba en la cabina de streaming, tomó entonces la palabra: “Justo les estaba diciendo eso a mis compañeros: que el hombre puede tener una aventura y volver a su casa como si nada hubiese pasado”. Esa afirmación ofuscó al conductor. “¡Nadie podría volver como si nada a la casa si vivió una aventura fuera de su casa!”, afirmó, a los gritos.

“Lo que digo es que los hombres no tienen el mismo valor que las mujeres para enfrentar estas situaciones”, insistió Nara. Y Tinelli ironizó: “Claro, porque las mujeres tienen un gran valor para todo. Te puedo decir 200 mil mujeres que no sé qué valor tienen, pero toman para otro lado, también. Y vuelven a su casa, como si nada hubiera pasado. En esta sociedad actual y en este mundo de hoy, ese es un pensamiento que quedó de mi abuela”. Y Zaira, ya sin ganas de discutir y fingiendo una sonrisa, cerró: “Bueno. Soy medio prehistórica, entonces”.

Finalmente, la concursante dio detalles de su relación con otro futbolista, Enzo Díaz, bailó junto a su compañero al ritmo del chamamé y cantó junto a Los Alonsitos y se llevó una buena calificación parcial: 20 puntos.

Publicaciones

Publicaciones