Emigrantes del fútbol para salir de la miseria: “Soy un gran jugador, tengo DVD, lléveme a Arabia Saudí”

La pelota ha sido siempre un sustento de vida. Lo relataba a la perfección La mano de Dios, tema escrito por Alejandro Romero e interpretado por Rodrigo Bueno y dedicado a Maradona. “En una villa nació, fue deseo de Dios crecer y sobrevivir a la humilde expresión. Enfrentar la adversidad. Con afán de ganarse a cada paso la vida. (…) Soñaba jugar un Mundial y consagrarse en Primera. Tal vez jugando pudiera a su familia ayudar”. Aunque la captación de los jóvenes talentos es cada vez precoz, cambiando pronto el relato de sus vidas, los emigrantes del balón siguen existiendo.

Tras la publicación en EL PERIÓDICO DE ESPAÑA, del grupo Prensa Ibérica, del artículo ‘”Se buscan jugadores para la tercera de Arabia: 4.000 dólares más casa“: así funciona el LinkedIn del fútbol’, a mi correo electrónico empezaron a llegar decenas de propuestas de agencias, intermediarios, pero sobre todo decenas de jugadores, la mayoría de África, y alguno de Latinoamérica, que solicitaban más información sobre la oferta publicada por FutbolJobs. O que incluso me confundían con un intermediario.

La dificultad para obtener papeles y los países puente

“Soy un gran jugador, tengo DVD (para ofrecer sus mejores jugadas o ‘highlights’), lléveme a jugar a Arabia”, escribía un jugador en uno de los mensajes recibidos. En el mismo, describía, en francés, las habilidades que tenía para desempeñarse “en casi todas las posiciones” y en su currículum aparecían experiencias en el fútbol de su país. En este caso, Senegal. Tras recibir una respuesta en la que informaba de que no conocía más detalles de la oferta que los recogidos en el reportaje, casi siempre una réplica para insistir: “Puedo jugar en su club”.

En otro de los casos tratados, un joven futbolista de Burkina Faso, con bagaje en la primera división de su país, cuenta que está jugando con un equipo de la segunda de Turquía, porque es el paso migratorio más fácil que se le presenta. Hasta la Asociación de Futbolistas de Burkina Faso se hacía eco de la noticia.

Ibrahim Zongo es un centrocampista ofensivo en la liga turca. Gracias a su gran técnica, su velocidad y su buena lectura del juego se ha convertido en titular indiscutible para ayudar a su club a volver a Segunda. Es un gran trabajador. Una pepita de oro a tener en cuenta en el desarrollo de la reconstrucción de nuestra selección”, apuntaba el organismo. Aunque su sueño es jugar en Europa, se ha topado con la negativa de los intermediarios, “por la dificultad para conseguir papeles”.

Image ID:
93381952
Oferta de trabajo para jugar en la Tercera de Arabia Saudí.
FutbolJobs
/clip/a6262344-ada0-404d-89d1-fc89b0843fc8_16-9-aspect-ratio_default_0.jpg
880
495

Engaños de agentes para llegar a Europa

Arabia Saudí ha llevado a cabo una estrategia similar de cara a fortalecer su fútbol femenino, con salarios de 5.000 euros para la primera división, a lo que hay que sumar manutención y alojamiento. Ambos movimientos forman parte del plan ‘Vision 2030’. Con todo, el Viejo Continente es el gran anhelo de la mayoría. Pero incluso después de haber pisado tierra, el desenlace puede no ser el esperado.

“Vivíamos en un apartamento que nos pagaba el club, pero, a las semanas la FIFA saca una ley en la que prohíbe fichar a jugadores africanos a causa del tráfico ilegal de menores. Nos teníamos para Camerún. Si no podíamos jugar, ellos no podían asumir esos gastos“, relata a este diario un futbolista todavía en activo y que logró hacer carrera en Segunda División.

‘Convertirse’ en un agente era y es una práctica fraudulenta que la FIFA quiere combatir un nuevo reglamento para los intermediarios aprobado en enero y que obliga a pasar un examen. “Ni padres, ni madres, ni abuelos, si quieren ser agentes se tienen que sacar la licencia única”, es el mensaje que se ha traslado desde el organismo.

Con todo, se siguen produciendo estafas como la que dio lugar a las operaciones Gol y Alevines, realizadas en abril de este año para destapar una trama de estafas a familias de niños extranjeros con falsas promesas de proyección en el fútbol profesional. Cerca de 70 menores y jóvenes extranjeros fueron identificados, principalmente brasileños, a cuyas familias ofertaron participar en competiciones oficiales, alojamiento, manutención, matrículas de estudios y realización de trámites para obtener permisos de residencia que nunca llegaban.

“Desde Guinea Ecuatorial, buscando cumplir mis sueños”

A cambio, pedían el pago de más de 5.000 euros y mensualidades que iban entre 1.500 y 1.700 euros por jugador. “En mi familia nadie podía permitirse pagar un billete de avión o una estancia en Europa, por lo que siempre tenías que confiar en una oportunidad”, comenta el jugador camerunés que llegó a ser internacional con su país.

En el caso de las operaciones Gol y Alevines, ambas organizaciones mantenían a los jóvenes en condiciones deplorables durante los 90 días de permanencia en el estado de destino. Lo hacían durante este periodo, que es el que permite el visado para turistas. Todos los procedimientos de extranjería resultaban inadmitidos a trámite o denegados, viéndose los jóvenes obligados a volver a sus lugares de origen. El futbolista camerunés tuvo más suerte y un empleado de un club cercano lo acogió a él y a su compañero durante año en el que pudieron entrenar, pero no competir.

Finalmente, ambos consiguieron pasar una prueba con un equipo y empezaron su carrera en España. Otros todavía esperan su oportunidad. “Estoy interesado en el anuncio que usted ha publicado sobre Arabia Saudí para jugadores de fútbol. Quiero estar al tanto de todos los detalles. Qué debo hacer y cómo lo puedo hacer. Desde Guinea Ecuatorial, buscando cumplir mis sueños para ser futbolista fuera de mi país”, recoge otro de los correos recibidos.

Image ID:
93381994
Un banderín de la RFEF en La Cartuja.
RFEF
/clip/6d9370e9-9439-4cee-b18a-27c404c5f1f2_16-9-aspect-ratio_default_0.jpg
880
495

Fichajes cualificados para mejores oportunidades

En la única colonia española de la África subsahariana, la federación local fue castigada por adeudar dos millones de euros a los entrenadores españoles Esteban Becker y Miguel Ángel Pozanco, una situación contada por este periódico. Sin embargo, FIFA tomó la decisión en junio de levantar la sanción a la Nzalang para permitirle jugar la fase de grupos de la Confederación Africana de Fútbol (CAF) para el Mundial 2026. Aunque las propuestas para países exóticos también atraen a trabajadores europeos que buscan crecer laboralmente.

“He leído un trabajo tuyo sobre jugadores en Arabia Saudí. Quisiera saber si, buenamente puedes o dispones de ella, alguna información o persona con la que contactar más directamente. (…) Trabajé diez años en la RFEF en diferentes funciones deportivas. Tengo uno o dos cursos hechos sobre gestión deportiva y buen nivel de inglés“, explica un profesional interactúa después de leer el citado reportaje. Esto va en consonancia con el hecho de que Arabia Saudí está buscando personal para cuerpos técnicos que le ayude a mejorar el desarrollo del fútbol en todos los ámbitos.

“Estimado señor. En la agencia tenemos chavales de proyección que estarían interesados en la Tercera de Arabia Saudí, pero no tenemos ningún contacto”, remite un intermediario de una compañía especializada en buscar oportunidades en enclaves exóticos. Una ventana cada vez más habitual y de la que se han beneficiado jugadores como José Pedrosa Galán, futbolista español entrevistado por este diario que ha jugado en 14 ligas profesionales en tres continentes. O Pedro Tarancón, quien también relató a este periódico cómo se convirtió en el primer jugador de nuestro país en jugar en Islas Feroe. Diferentes historias y motivaciones, pero con un nexo común: el balón para buscar un futuro mejor.

Publicaciones

Publicaciones