Si perdiste el olfato y el gusto con el covid, una nueva píldora podría ayudarte

Bien es sabido que, desde 2020, despertarse un día y hallarse a uno mismo incapaz de apreciar el rico olor a café recién hecho o el sabor de las tostadas era señal de haber contraído el coronavirus. Y tras esa primera conclusión, hay incluso quienes corrieron a la verdulería a comprar una cebolla para comprobar que, efectivamente, no olía a nada. 

Anosmia es el nombre que recibe la pérdida del olfato, y ageusia, la del gusto. Ambos trastornos son, probablemente, los síntomas más curiosos del ‘cóctel covid’, aunque para nada excepcionales: según la Organización Mundial de la Salud, 4 de cada 10 pacientes lo experimentaron y, de acuerdo con los datos de la Universidad de Ciencias y Salud de Oregon, el 20% de los pacientes que sufrieron distorsiones en el olfato no lo recuperaron en los siguientes tres meses tras haber resuelto la infección por COVID-19.

¿Qué paso con ellos? Pues ese significativo porcentaje de personas incapaces de sentir los perfumes y los sabores supuso una motivación para la Universidad de Hokkaido y la farmacéutica japonesa Shionogi, desarrolladoras de una píldora que ha demostrado ser eficaz para desvanecer estos dos angustiantes síntomas del coronavirus. 

¿Cuáles han sido los resultados de la píldora?

Ensitrelvir -así se llama el fármaco, que en Japón es conocido como Xocova- actúa como inhibidor de proteasa 3CL, una enzima esencial para la replicación del SARS-CoV-2. La píldora empezó a testarse durante la predominancia de la variante ómicron, y su objetivo inicial no fue precisamente el de paliar la anosmia y la ageusia de los pacientes, sino atacar al virus en términos generales.

Desde 2022, el medicamento circula en Japón, en el marco de un sistema que permite aprobar vacunas y medicamentos en situaciones de emergencia una vez que se haya verificado su seguridad. Ahora, a razón de que ensitrelvir continúa sometido a estudios, los especialistas han publicado un informe que refuerza el potencial de la píldora para acelerar la recuperación del olfato y el gusto

En el ensayo, cuyos resultados han sido publicados en la revista Nature, las personas con síntomas leves o moderados de COVID-19, de las cuales un 20% informó cierto nivel de pérdida de olfato o gusto, recibieron 125 o 250 miligramos de ensitrelvir o un placebo. Después del tercer día de tratamiento, la proporción de participantes que informaron tales síntomas en los grupos de ensitrelvir comenzó a disminuir más bruscamente que la proporción en el grupo de placebo, y al séptimo día, el porcentaje de participantes con pérdida del olfato o el gusto fue un 39% más bajo en el grupo que tomó píldoras de 250 miligramos que en el grupo de placebo. 

Así, aunque los investigadores son conscientes de que muchos pacientes recobran estos sentidos de forma natural, el fármaco presenta muy buenos resultados. No obstante, todavía no hay planes para introducirlo en Europa u otros continentes.

¿Por qué el covid hace perder el olfato?

Mientras la fiebre, la tos y las náuseas siempre tuvieron una explicación en el diagnóstico del coronavirus, la pérdida de dos de nuestros cinco sentidos fue inquietante para la comunidad científica, ya que persistía incluso cuando la congestión ya no estaba presente. Las investigaciones, sin embargo, tardaron en arrojar luz sobre la cuestión.

No fue hasta 2022 cuando empezaron a surgir respuestas: según el estudio publicado en Science, hay evidencias de que el COVID-19 daña las células de soporte alrededor de los nervios olfativos, encargados de transportar el estímulo al cerebro para ser procesado. Además, el gusto está estrechamente relacionado con el olfato, y es que, tras recibir un estímulo olfativo, una parte de las papilas gustativas se activa, haciendo que el cerebro asocia olores a sabores. 

Con esto, la pérdida o distorsión de uno o ambos sentidos puede persistir por meses e incluso años, y suele provocar angustia entre los pacientes. Ahora, en cambio, parece que hay esperanza para ese porcentaje, menor pero igual de importante, que tras el COVID-19 quedó privado de parte de su capacidad sensorial y, por lo tanto, de algunos de los grandes placeres de la vida.

Publicaciones

Publicaciones