Una papa caliente para la diplomacia argentina

Las relaciones exteriores y los negocios internacionales son un factor fundamental a la hora de proyectar la recuperación de la economía argentina. En el marco del Ciclo de Debates Temáticos sobre Elecciones Presidenciales, el Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales (CARI) junto a Flacso y la Organización de Estados Iberoamericanos (OEI). invitaron a representantes de los tres partidos mayoritarios a hablar sobre sus plataformas de política exterior. Francisco de Santibañes, presidente de CARI, dijo que “hay cambios fundamentales en la geopolítica mundial y en las cadenas globales de valor. Es necesario debatir la política exterior, un tema que no formó parte del debate presidencial”.

Uno de los temas más relevantes fue el futuro de la incorporación de la Argentina a los Brics. Tras el horror desatado el sábado 7 de octubre y que tiene como consecuencia una espiral de tortura, sangre, muerte y dolor, vuelve a tomar protagonismo la decisión del gobierno de Alberto Fernández de pedir la incorporación de la Argentina al bloque conformado por Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica, que anunció su ampliación con la llegada de Irán, Arabia Saudita, Egipto, Etiopía y los Emiratos Árabes Unidos.

El Presidente dijo que durante el transcurso de 2022 “comenzamos las gestiones para el ingreso de la Argentina a los Brics”. Es decir, hay un compromiso por parte de la Argentina, pero que fue de un Gobierno y no a través de un consenso como política de Estado.

Fue el referente de Juntos por el Cambio, Federico Piendo, quien se expresó de la manera más contundente: si llegaran al gobierno, la Argentina no ingresará al bloque. “Hay una disputa entre los que creemos en un orden mundial basado en reglas y los que quieren imponerse a la fuerza de acuerdo a su voluntad”, sentenció Pinedo.

Ejemplificó con la votación de la resolución de la Asamblea General de la ONU, que pidió el “cese de hostilidades” en Ucrania y la retirada de las tropas rusas. Tuvo 141 votos a favor (entre ellos la Argentina), 7 en contra y 32 países se abstuvieron. Mientras que Rusia votó en contra, China, India, Irán y Sudáfrica se abstuvieron. “Los Brics no es una asociación económica sino política. Preferimos no estar ese club”, dijo Pinedo. y agregó que sí están de acuerdo con que la Argentina ingrese a la Ocde, “porque es un ámbito que genera confianza”.

Gustavo Martínez Pandiani, referente en política exterior de Unión por la Patria, puso de manifiesto otra postura. “A los países que conforman los Brics va el 33 por ciento de las exportaciones argentinas. Hay que recordar, por ejemplo, que el principal socio comercial de Estados Unidos es China”. Hizo hincapié en que “queremos vincularnos comercialmente con todos los países, sin discriminar”

La economista Diana Mondino, representante de La Libertad Avanza, dijo que “tenemos que trabajar con todos los países del mundo, respetando a Constitución”. Mondino ya había expresado en reiteradas oportunidades el rechazo de su partido al ingreso de la Argentina a las Brics.

Canapés y otros temas

Martinez Pandiani, habló del objetivo de “dejar los cocteles y vender el trabajo argentino en el exterior. Hay que poner en marcha un plan de atracción de inversiones y también reorganizar los recursos de la Cancillería”. Explicó que hay gran cantidad de diplomáticos en Europa y pocos en otros mercados, por ejemplo de Sudeste Asiático. Y chicanéo: “los diplomáticos no usamos motosierra porque destruye mercados”.

Mondino recogió el guante y dijo que “el rol de cancillería es fomentar las relaciones internacionales y no los cocteles y canapés, pero si quieren estar gorditos es problema de ellos”. Agregó que “la Argentina tiene que volver a ser confiable, con una voz de sensatez y sentido común. Hay que hacer un esfuerzo para que el sector privado tenga un rol relevante y el Estado debe ayudar a crear las bases y las plataformas para que esto suceda. Las divisas no son del Gobierno ni del Banco Central sino del que las produce”.

Pinedo se posicionó en el mismo sentido: “la Argentina necesita que se puedan comprar cosas, importar, y también exportar. Es clave que alguien que trabaja sea dueño de su trabajo y si vende al exterior cobre por lo que vendió y no la mitad porque hay control de cambios”

También advirtió sobre el “no cumplimiento de la palabra”, por parte de la Argentina. “Construir confianza es lento y destruirla es rápido”, dijo. “Una parte importante de la confianza se construye teniendo en cuenta cuáles son los valores que defendemos. Son los valores de la Constitución Nacional: democracia, división de poderes, derechos humanos, respeto por los países salvo los que violan los derechos fundamentales, la defensa de Malvinas”, remarcó.

Los tres candidatos estuvieron de acuerdo en que los gobiernos negocian con gobiernos y no con organizaciones terroristas. “Estamos en contra de los que violan el derecho internacional y la integridad territorial de las naciones”, dijo Pinedo, en referencia a la organización terrorista Hamas.

Mercosur

El bloque integrado por la Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay también fue centro del debate. “Negociar el tema arancelario con los países del Mercosur es estratégico”, afirmó el candidato de Juntos por el Cambio. También defendió al bloque, que “está conformado por 300 millones de personas”. Y habló de la importancia de fomentar la libre circulación de bienes. “Hay 300 productos que por aranceles o barreras paraancelarias no pueden circular”, explicó.

Mondino dijo que para que la Argentina pueda vender al exterior, tiene que existir algo para ofrecer. “Vendemos nuestro trabajo, pero también vendemos impuestos. En el bloque regional hay que lograr la complementariedad. Hoy la Argentina está pensando si da la Sira o no, pero se maneja como hace 50 años”.

El representante de Unión por la Patria aseguró que “se deben lograr consensos. No queremos destruir, romper, aniquilar, exterminar, se escuchan mucho estos verbos en estos días. Vamos a sostenerlo (al Mercosur), modernizándolo. No pensamos que la Argentina es un país de porquería. No nos avergüenza ser miembros del espacio latinoamericano. Los diplomáticos usamos al negociación y no la motosierra”. Y luego hizo una invitación (que habrá que ver si cayó bien): “Federico (por Pinedo) puede participar de este conjunto, del proyecto de unidad nacional. Queremos a los mejores”.

Mondino respondió que espera que “la Argentina tenga un futuro más promisorio que el presente que estamos viviendo. Todas las ideas que apoyen a la Argentina contarán con mi aprobación (como diputada). Todos tenemos que trabajar y no solo nosotros tres, para sacar a la Argentina de una situación calamitosa”.

Malvinas también fue tema de debate, con el firme rechazo de Martínez Pandiani a la autodeterminación de los isleños. “No aceptamos el principio de la autodeterminación. Es la primera vez en 40 años de democracia que una parte de la política coincide con el Reino Unido. Es una población implantada por la potencia que ocupo las islas”, expresó.

Los otros candidatos hablaron de respetar la Constitución, que reivindica la soberanía argentina sobre las islas.

Publicaciones

Publicaciones