Las energéticas abonan el boom del hidrógeno verde en España con planes de 30.000 millones

España se prepara para la que está llamada a ser la próxima revolución energética. Grupos energéticos e industriales cuentan con más de un centenar de proyectos para aprovechar el nuevo filón del hidrógeno verde (que utiliza electricidad procedente de energías renovables para su generación) y que busca ser crucial para impulsar la ineludible descarbonización de la economía al servir para sustituir el gas natural por un gas verde sin emisiones en los sectores económicos que tiene difícil la electrificación de sus procesos.

Compañías españolas e internacionales cuentan con una ‘megacartera’ de proyectos en el mercado español que pulveriza los objetivos de producción de hidrógeno renovable a los que aspira para 2030 el Gobierno, que ha disparado su ambición en el borrador de plan verde español para esta década enviado a la Comisión Europea y que busca convertir España en el primer gran hub hidrógeno renovable del mundo.

Los grupos empresariales tienen ya planes para desarrollar 112 proyectos concretos de producción y uso de hidrógeno verde antes de 2030, con una potencia conjunta de electrolizadores (que ejecutan el proceso que permite separar las moléculas de hidrógeno del agua) de más de 16.500 megavatios (MW) en España, según los últimos datos actualizados y recabados por la Cátedra de Estudios del Hidrógeno de la Universidad Pontificia Comillas.

Más información (Auto)

92088350

Grupos como Iberdrola, Endesa, Naturgy, Repsol, Cepsa, Enagás BP, EDP, Acciona, Exolum, Redexis, Reganosa o la naviera Maersk figuran entre el largo listado de compañías con proyectos de hidrógeno verde en diferente estado de madurez en su proceso de diseño y definición. Los planes acumulan inversiones previstas de más de 30.000 millones de euros, que pueden dispararse ya que casi de la mitad de los planes recogidos en el listado aún no especifica las inversiones que requeriría su ejecución.

Desbordando el objetivo

La potencia conjunta de la cartera de proyectos diseñados por energéticas y grupos industriales se sitúa un 50% por encima del objetivo que ha marcado el Ministerio para la Transición Ecológica, comandado por la vicepresidenta Teresa Ribera, en la nueva versión de Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) que aún debe ser aprobada por Bruselas. El ‘megaplán’ verde revisado contempla una previsión de que España llegue a 2030 con una potencia de electrolisis para producir hidrógeno verde de 11.000 MW. Una nueva meta que ya casi triplica el modesto objetivo de sólo 4.000 MW que se planteaba en la Hoja de Ruta del Hidrógeno aprobada previamente.

Las compañías están desplegando muchos de estos proyectos a través de los conocidos como valles regionales del hidrógeno, unos ecosistemas empresariales públicos-privados que facilitan la conexión entre productores y consumidores del gas verde. Hasta once valles del hidrógeno se han proyectado en España repartidos por Puertollano (Ciudad Real), Andalucía, Cataluña, Extremadura, País Vasco, Galicia, Castilla y León, Murcia, Aragón y también Mallorca, y en conjunto la inversión prevista de las iniciativas asciende a 21.900 millones de euros de cara al 2030, según el censo de la Asociación Española del Hidrógeno (AEH2).

Una gran mayoría de los proyectos aún se encuentra en unas fases primigenias y no se pueda dar enteramente por seguro que acaben funcionando. De los más de 100 proyectos, sólo cinco están ya operativos y ocho en construcción, mientras que una treintena han iniciado los trámites administrativos para conseguir los permisos y el resto hasta una sesentena aún están en fase de estudio de factibilidad del proyecto, según datos de la Universidad de Comillas.

560 millones en ayudas

El plan español pasa por armar un ecosistema energético e industrial para abrazarse a la revolución del hidrógeno verde como parte de la transición energética del país y para ello se busca aprovechar el maná de los fondos europeos para impulsar ese tejido de investigación, desarrollo, producción y casos de uso.

El Gobierno ha puesto en marcha seis programas de ayudas para proyectos ligados al hidrógeno verde con cargo al Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia (PRTR) y otro más para los proyectos importantes de interés común europeo (IPCEI) aprobados por la Comisión Europea. En total, el Ejecutivo ha aprobado el reparto de ayudas por un total de más de 560 millones de euros para 81 proyectos, aunque han optado a ellas más de 300.

El Ministerio para la Transición Ecológica, a través del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), ha activado procesos de reparto de subvenciones con un presupuesto conjunto de 490 millones de euros en ayudas para financiar parte de las iniciativas de las compañías, a través de dos convocatorias para proyectos pioneros y cuatro para diferentes proyectos de toda la cadena de valor del hidrógeno. Además, el Consejo de Ministros aprobó 74 millones para respaldar cuatro proyectos catalogados como IPCEI por Bruselas.

El Gobierno lanzó hace un año el proyecto estratégico de recuperación y transformación económica (PERTE) vinculado a las energías renovables y el hidrógeno verde dotado inicialmente con 6.900 millones de euros de fondos europeos y luego ampliado hasta los 7.900 millones, y que busca movilizar otros 16.000 millones de inversión privada. Como parte del plan, se destinan 1.555 millones de fondos públicos al hidrógeno renovable para movilizar otros 2.800 millones de capital privado, para que España tenga un papel relevante en la revolución del hidrógeno verde.

Publicaciones

Publicaciones