• Redacción
  • BBC News Mundo
10 mayo 2022, 00:35 GMT

Actualizado 1 hora

Casey White y Vicky White

Fuente de la imagen, Oficina del alguacil del condado de Lauderdale

Pie de foto,

El recluso Casey White y la agente Vicky White compartían apellido, pero no estaban emparentados.

La fuga del preso y la agente de prisiones que lo acompañaba de una cárcel de Alabama hace 10 días terminó este lunes de forma trágica.

Tras una persecución policial en Indiana, a cientos de kilómetros del lugar del que escaparon, el vehículo en el que viabaja la pareja chocó.

El sospechoso de asesinato Casey White, de 38 años, fue detenido, mientras que Vicky White (que no tenía parentesco con el hombre), de 56 años, fue trasladada a un hospital donde murió horas después.

La pareja, que se cree mantenía una relación sentimental, desapareció de la cárcel del condado de Lauderdale, Alabama, el pasado 29 de abril, cuando ella lo trasladaba a una supuesta cita médica que resultó ser falsa.

Aquel era el último día de trabajo de la agente antes de su retiro. Poco antes vendió su casa y les dijo a los colegas que pensaba pasar más tiempo en la playa.

El alguacil del condado de Lauderdale, Rick Singleton, explicó que el vehículo de la pareja chocó tras una persecución policial en Evansville, Indiana, y el preso se entregó.

Medios locales citaron al alguacil del condado de Vanderburgh, Dave Wedding, quien dijo que la agente iba manejando durante la persecución y que posteriormente se pegó un disparo.

El alguacil Singleton no quiso hacer comentarios sobre esta supuesta autolesión.

«Espero que sobreviva. No le deseamos ningún mal a Vicky en lo que respecta a su salud, su bienestar. Pero tiene que darnos algunas respuestas y esperamos tener la oportunidad de que nos las dé», dijo Singleton antes de conocerse el fallecimiento de la mujer.

El Servicio de Alguaciles de EE.UU. señaló que los fugitivos fueron vistos el pasado viernes en un vehículo color cobre con una placa de Alabama.

Casey White

Fuente de la imagen, Lauderdale County Sheriff’s Office

Pie de foto,

El alguacil Singleton describió a Casey White, de 2m de altura, como «extremadamente peligroso» y recomendó a los agentes del orden que «no se la jugaran» con él.

Vicky White tenía un historial ejemplar como guardia penitenciaria.

«Le hubiera confiado mi vida. De verdad lo digo», dijo ante la prensa el fiscal de distrito del condado de Lauderdale, Chris Connolly.

«Cuando necesitábamos algo de la prisión, ella era la persona a la que acudíamos, una empleada sólida. Por eso es tan sorprendente».

Casey White fue acusado en septiembre de 2020 de asesinato por el apuñalamiento de la mujer de 58 años Connie Ridgeway. Ya estaba cumpliendo una sentencia de 75 años de prisión por una serie de crímenes violentos en 2015, incluidos robos en casas y de vehículos y una persecución policial.

Supuestamente confesó el asesinato, pero después se declaró no culpable por razones de demencia o enajenación mental y estaba a la espera de juicio en la prisión del condado de Lauderdale cuando desapareció, añadieron las autoridades.

De ser hallado culpable, podría ser condenado a la pena de muerte.

Línea

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.