El gobierno de Joe Biden está planeando un aumento espectacular de su puente aéreo desde Kabul al hacer preparativos para obligar a las principales aerolíneas estadounidenses a ayudar con el transporte de decenas de miles de evacuados de Afganistán, mientras amplía el número de bases militares estadounidenses que podrían albergar a afganos, reportó The Wall Street Journal.

De acuerdo con el medio, se prevé que la Casa Blanca considere activar la Flota Aérea de Reserva Civil, o CRAF, creada en 1952 a raíz del Puente Aéreo de Berlín posterior a la Segunda Guerra Mundial, para proporcionar casi 20 aviones comerciales de hasta cinco aerolíneas para aumentar los esfuerzos militares de Estados Unidos, a fin de transportar a los evacuados afganos a las bases en la región.

Otra opción sería expandir el número de bases en la región para reducir el hacinamiento, dijeron los funcionarios, una medida que podría aumentar el uso de aerolíneas civiles o evitar su necesidad. También se están designando bases militares adicionales en Estados Unidos para proporcionar alojamiento a los evacuados afganos que llegan.
 

Los aviones civiles no entrarían ni salieron de Kabul, que cayó bajo el dominio de los talibanes el 15 de agosto, dijeron las autoridades. En cambio, los pilotos y las tripulaciones de las aerolíneas comerciales ayudarían a transportar a los miles de afganos y otros que están varados en las bases estadounidenses en Qatar, Bahréin y Alemania.

Estados Unidos y sus aliados se enfrentaron el sábado a una carrera contra el reloj en sus caóticos esfuerzos por evacuar a civiles de Afganistán, controlada por los talibanes, pero la Unión Europea consideró «imposible» sacar a todo el mundo a tiempo.
 

Seis días después de que los talibanes retomaran el poder, decenas de miles de personas seguían intentando salir del país, en lo que se ha considerado una de las evacuaciones aéreas más difíciles de la historia.

Lee también Buscan “puerta por puerta” a los que ayudaron a EU y aliados

jabf