La vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, se ha preguntado este jueves «si alguien se puede imaginar que María Dolores de Cospedal no sabía nada de lo que pasaba en el PP» cuando era secretaria general de este partido.

En declaraciones a RNE, Lastra se ha referido a «las implicaciones» de muchos de sus dirigentes al aparecer sus nombres en los llamados «papeles» del extesorero Luis Bárcenas durante ese período, y ha concluido que «es evidente que sabía lo que ocurría».

Respondía así sobre la comparecenciade De Cospedal este jueves en la Comisión Kitchen, que investiga sobre ese asunto, de la que espera «que alumbre luz» en lo que sucedió en su etapa.

Lastra confía en que explique sus conversaciones con el excomisario José Villarejo, que hable «de las cloacas» del Ministerio del Interior» y de «cómo el PP fue capaz de espiar a sus compañeros y obstaculizar a la Justicia».

Respecto a la familia que dice sentirse hostigada después de conseguir por vía judicial más clases en castellano, en la localidad barcelonesa de Canet de Mar, ha denunciado ese acoso y le ha mostrado su apoyo.

Ha agregado que las sentencias «se cumplen; eso está fuera de toda discusión», y ha recordado que es a la Generalitat a quien le compete su cumplimiento «y para ello velaremos».

En su opinión, «las lenguas deben servir para unir a la sociedad, no para dividirla y no se puede arrojar las lenguas a la cabeza».

Sobre la falta de acuerdo con el PP para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), ha culpado a este partido y a su líder, Pablo Casado, que son los que ponen «trabas» y «vulneran la Constitución sistemáticamente».

Tras afirmar que el PSOE tiene «la mano tendida», ha dicho que el modelo de elección de los jueces actual es «un éxito» y que el PP ya ha intentado en dos ocasiones cambiarlo, lo que ha sido rechazado por el Congreso.

A su juicio, el PP «tiene que dejar de poner vetos y excusas» y lo que ocurre es que a este partido «no le interesa la renovación del CGPJ y tendrán que explicar por qué».

Ha indicado que «están en una deriva radical, que impide llegar a acuerdos con ellos», lo que ha atribuido a su intento de «ser más radical que Vox, para que no se les vaya el electorado».

En cuanto a la plataforma de izquierdas de la vicepresidenta Yolanda Díaz «ni nos preocupa ni nos ocupa», ha asegurado, y le ha deseado que acierte.

Ha precisado que lo ven «con expectación» y que a ella le genera «simpatía».

Lastra ha garantizado que «quedan más de dos años para las elecciones» y que están centrados «en sacar al país de la crisis y que la recuperación sea justa y llegue a todos».