• Redacción
  • BBC News Mundo

3 horas

Marcelo Pecci.

Fuente de la imagen, Reuters

Pie de foto,

Marcelo Pecci investigaba casos de corrupción.

Conforme pasan las horas, las autoridades que investigan el asesinato del fiscal paraguayo anticorrupción Marcelo Pecci en Colombia han empezado a develar lo que podría ser un intricado esquema criminal con alcance internacional.

El atentado contra Pecci ocurrió el martes en la isla de Barú, ubicada a unos 40 minutos en lancha de la ciudad de Cartagena de Indias.

El fiscal y su esposa, Claudia Aguilera, pasaban allí su luna de miel y pocas horas antes del crimen habían anunciado que esperaban un bebé.

Según medios locales colombianos, dos hombres que llegaron por mar hasta la playa se acercaron al fiscal, que se encontraba descansando junto a su esposa, y le propinaron dos disparos que le causaron la muerte.

Pecci, de 45 años de edad, era fiscal especializado en la lucha contra el Crimen Organizado, Narcotráfico, Lavado de Dinero y Financiamiento del Terrorismo.

Este miércoles, el director de la Policía Nacional de Colombia, el general Jorge Vargas, reveló en una rueda de prensa los primeros retratos hablados del supuesto autor de los disparos y relacionó el crimen con la labor que desempeñaba Pecci como investigador en un sinnúmero de casos de corrupción.

Imagen del sospechoso distribuida por la Policía Nacional de Colombia

Fuente de la imagen, Policía Nacional de Colombia

Durante el encuentro, tanto el general Vargas como la vicefiscal general de la nación, Martha Mancera, y un grupo de investigadores paraguayos hicieron un recuento de lo que han logrado establecer hasta el momento durante las pesquisas.

Muerto por su trabajo

«La primera gran hipótesis que tenemos es que, en razón de su función; es decir, por los grandes casos que llevaba, se produjo este magnicidio», dijo el director de la policía colombiana.

La vicefiscal Mancera aseguró además que la investigación no está solamente centrada en encontrar a la persona que disparó contra el fiscal, sino en resolver la pregunta «¿quién está detrás de esa persona que disparó?«.

Para llegar a las respuestas, el general dijo que ya se había puesto en contacto con las agencias de policía internacionales Interpol y Europol para cubrir los más de 190 países miembros de ambas instituciones.

Primeras imágenes

Las autoridades colombianas también revelaron las primeras imágenes del presunto asesino, aunque en ninguna se logra una vista clara de la cara del sospechoso.

La primera es un retrato hablado del hombre que habría disparado el arma, y la segunda, una foto en la que se ve al hombre con un sombrero y lentes de sol.

El general Vargas describió al sospechoso como «un hombre de 1,74 m de estatura, moreno y con acento caribeño«.

La vicefiscal colombiana dijo que la investigación va por «buen camino» y que habían recopilado más de 100 pruebas que ayudarían a esclarecer los hechos.

Línea

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.