HNIMPARCIAL Saúl Craviotto: Una vez a la semana me salto...

Saúl Craviotto: Una vez a la semana me salto la dieta

-

- Advertisment -

Ganador de cinco medallas en cuatro Juegos Olímpicos, al piragüista Saúl Craviotto su paso y triunfo por «MasterChef» le ha permitido pasar de la cocina de «supervivencia» a publicar su propio recetario, en el que presta atención a una alimentación saludable pero sin «obsesionarse», porque él mismo se salta su estricta dieta «una vez a la semana».

«No había cocinado antes, sólo lo básico, muy de supervivencia; y de platos de cuchara cero», reconoce en una entrevista con Efe quien preparó con Pedro y Marcos Morán, de Casa Gerardo (con una estrella Michelin en Prendes, Asturias) su paso por el concurso culinario de La 1 en su versión de celebridades.

Esas enseñanzas, unidas a una personalidad forjada a base de esfuerzo en el ámbito deportivo y la costumbre de trabajar «bajo presión», se saldaron con otro título más, aunque esta vez fuera del agua, el de ganador de «MasterChef Celebrity» en 2017.

No obstante, el deportista lleva la cocina en sus genes, ya que su madre era cocinera del restaurante familiar de sus abuelos, Rivero, donde reconoce que pasó «alguna que otra tarde», más trasteando que demostrando interés por los fogones.

Al cabo del tiempo ha acabado involucrándose pero como inversor, ya que es partícipe en Arros QD, el restaurante especializado en arroces que tiene en Londres Quique Dacosta, que acaba de sumar su sexta estrella Michelin. «Es un cocinero maravilloso y participar me parece una vía de apoyo a la gastronomía española fuera del país; es un mundo muy interesante», refiere.

El aprendizaje en el programa, la cocina materna y el conocimiento de su mujer, la técnica en nutrición Celia García, se vuelcan ahora en «Las recetas de Saúl Craviotto» (Oberon), una selección de sus platos favoritos «tradicionales, familiares, saludables y con los que se disfruta tanto cocinándoles como cuando te sientas a la mesa».

«Un resumen de mi vida llevada a un libro de cocina, con su lado más deportivo y su lado más familiar, dos pilares imprescindibles en mi existencia», comenta quien disfruta cocinando con sus hijas Valentina y Alejandra.

Aunque como deportista de élite lleva una dieta cuidada y estricta, admite que se la salta un día a la semana: «Los sábados son de pizza, gominolas, palomitas o un helado de medio litro; no es bueno obsesionarse».

También le gusta, cuando puede, comer en restaurantes y tiene su propia ruta que pasa por Casa Gerardo, Sancho, El Sueve, Los Nogales, Ciudadela y Mamáguaja, todos ellos en Asturias, ya que como policía nacional tiene su destino en Gijón.

Y reconoce su debilidad por los dulces, aunque recuerda que no están reñidos con una dieta sana, como demuestran los «dulces bowls» de Celia que cierran este recetario, con propuestas como açaí bol de anacardos, magdalenas de chocolate y remolacha o sándwiches de pera y avena.

Antes hay espacio para sus recetas tradicionales favoritas como albóndigas, fabada, marmitako o fideuá; para la repostería más casera incluye las rosquillas de anís de su madre y para sus platos del día a día, en los que predominan verduras, hidratos de carbono y proteínas, que son «perfectas para estar a tope antes de hacer ejercicio y recuperar después de haber entrenado».

Con ellas desmiente que la comida de los deportistas tenga que ser insípida, ya que «se puede dar un toque picante, añadir especias…».

En casa del deportista leridano, que se prepara para estar en los Juegos Olímpicos de París, a los que llegará con 39 años, se cocina en familia siempre que se puede, con preferencia por la cocina italiana, aunque su favorita es la asiática, cuando deciden viajar en el plato fuera de España.

Preparar la comida o la cena con sus hijas supone, además, contribuir a que coman de todo. «Hay veces que les cuesta, hay que hacer pedagogía jugando», comenta.

Acostumbrado al esfuerzo y al sacrificio, Saúl Craviotto subraya que hay mucho de eso en los restaurantes. «Tienen una organización tremenda y muchas horas detrás, incluidos fines de semana y festivos, cuando los demás salimos a disfrutar, y eso es durísimo», apunta.

Por eso afirma que «desde luego que sí» pagaría los 360 euros que costará a partir de enero el menú degustación del único triestrellado de Madrid, el DiverXO de David Muñoz, un cocinero al que admira mucho, porque «hacer magia tiene un precio». 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Latest news

Los billetes de Avlo entre Madrid y Valencia salen a la venta este jueves

Los billetes saldrán a la venta con precios que van desde siete euros, y ofrecerán inicialmente hasta seis trayectos...

El chiringuito de Marbella Aquí Te Quiero Ver y sus servicios de coctelería

Un buen cóctel representa una experiencia inolvidable. Por este motivo, la coctelería se ha convertido en un verdadero arte...

Fiscales reprochan a Delgado haber trabajado desprotegidos en pandemia

Así lo ha denunciado la representación de la Asociación Profesional e Independiente de Fiscales (APIF) en la vista celebrada...

SEE TICKETS augura un 2022 inolvidable para la música en directo

El estallido de la música en directo está cada vez más cerca. Desde hace casi veinticuatro meses los...
- Advertisement -

Bizgorre incorpora nueva maquinaria en su centro de producción de Mungia

La compañía vasca, referente en compromiso social e innovación, lidera la inversión en el sector de la electrónica...

ADEL Sierra Norte lanza dos nuevas líneas de ayudas, dotadas con 250.000 €

Durante el plazo de un mes, hasta el próximo 17 de febrero, las entidades interesadas podrán presentar sus...

Must read

Los billetes de Avlo entre Madrid y Valencia salen a la venta este jueves

Los billetes saldrán a la venta con precios que...

El chiringuito de Marbella Aquí Te Quiero Ver y sus servicios de coctelería

Un buen cóctel representa una experiencia inolvidable. Por este...
- Advertisement -

You might also likeRELATED
Recommended to you