Herlinda Bobadilla, supuesta líder del clan Montes Bobadilla dedicado al narcotráfico, es una persona muy religiosa y entregada a Dios, según dijo su abogado, Pedro Mejía.
Su cercanía a la religión ha sido un pilar fundamental para que la hondureña, solicitada en extradición por Estados Unidos, se haya mantenido «tranquila» luego de su captura, según aseguró su defensa.

«Se encuentra fortalecida porque es una persona dedicada a las actividades de Dios (…) Ella ha manifestado que está en las manos de Dios y que sea la voluntad de Dios».

De acuerdo con el abogado defensor de «La Chinda» de 61 años, hace unas semanas ella le comentó que deseaba entregarse. Sin embargo, el operativo para detenerla se precipitó y no le dio tiempo de presentarse por su propia voluntad.
Y es que a Herlinda Bobadilla fue detenida en la Operación Posmura Guaimoreto, encabezada por autoridades policiales tanto hondureñas como de EE.UU.
Desde su captura, Herlinda Bobadilla permanece recluida en el cuartel general de la Dirección Nacional de las Fuerzas Especiales (DNFE) en Tegucigalpa. Allí estará guardando prisión hasta que se ejecute su extradición.

Es una ama de casa dedicada al campo

El abogado defensor de Herlinda explicó que ella es una mujer dedicada a las labores del hogar y que además trabaja en el campo.
Además explicó que a la señora, por la cual Estados Unidos ofrecía 5 millones de dólares, se le vincula como la cabecilla del clan ya que «el peso del apellido» recae sobre ella.
«La gente que me conoce sabe como soy. Nunca he sido una mujer engrandecida, nunca he sido una mujer de guardaespaldas, de carros blindados», fueron las palabras de Herlinda, según el abogado.

Captura de Herlinda Bobadilla

A Herlinda Bobadilla se le capturó ayer domingo 15 de mayo mientras se encontraba en su casa en el municipio de Limón, en el departamento de Colón, al norte del país.
En la operación que tenía como objetivo detener a Herlinda y a sus hijos, Tito y Juan Carlos Montes Bobadilla, resultó fallecido Tito Montes, quien disparó en contra de los agentes cuando estos llegaron al lugar. Además, se detuvo a tres personas más que se encontraban en el lugar.
La acusación contra la hondureña y sus hijos fue emitida en octubre de 2015 por la Fiscalía del Distrito Este de Virginia, Estados Unidos por conspiración para distribuir cinco kilogramos o más de cocaína sabiendo y con la intención de importarla ilegalmente al país norteamericano.

 

by: @Jeffreyortizhn