07/09/2022 a las 06:30 CEST

Messi pronunció en febrero del 2020 una frase que marcó un antes y un después de la historia reciente del Barça: “Hoy no nos alcanza para ganar la Champions”. El crack blaugrana reflexionaba sobre la situación del equipo, los fracasos europeos y su futuro en el club. Messi hablaba poco, pero cuando hablaba dictaba sentencia. Y estas declaraciones fueron el principio del fin de un Barça que agonizaba entre la pésima gestión de Bartomeu y la indolencia del vestuario. Han pasado más de dos años y muchas cosas han cambiado en el club blaugrana. Entre ellas, que Messi ya no está. Parecía imposible que el mejor jugador del mundo abandonara el Camp Nou, pero la triple crisis deportiva, económica e institucional fue un huracán que se lo llevó todo por delante. Incluido a Messi.

Hoy, que arranca una nueva edición de la Champions, este Barça que lideran Laporta desde el palco y Xavi desde el banquillo es muy diferente. Afortunadamente. La profunda transformación que ha vivido la plantilla en los últimos meses ha convertido un Barça decepcionante y perdedor en otro Barça ilusionante y ganador. El objetivo es volver a competir por todos los títulos, entre ellos esa Copa de Europa que está siendo esquiva desde el 2015. A este nuevo Barça ya le alcanza para ser campeón. O, al menos, para soñar con serlo. Con un portero (Ter Stegen) que vuelve a dar puntos, con una ‘baby defensa’ (Koundé, Araujo, Eric y Balde) poderosa y solvente, con un centro del campo (Busquets, Pedri y Gavi) talentoso y trabajador y con un tridente ofensivo (Dembélé, Lewandowski y Raphinha) desequilibrante y goleador, el Barça tiene hoy un once de gala de altísimo nivel, a la altura de los mejores, que puede aspirar a grandes triunfos. 

El fútbol no es una ciencia exacta. Y en la Champions intervienen muchos factores que condicionan el rendimiento de un equipo. Pero este Barça ya ha demostrado, en solo cuatro partidos oficiales, que hay que tenerlo en cuenta como uno de los favoritos de la competición. Xavi, de todas formas, quiere ser prudente. Y ayer, en la rueda de prensa previa al debut ante el Viktoria Plzen, el entrenador envió un mensaje muy claro: “Quiero ganar. Me gusta ganar. No concibo competir sin ganar. Aunque hay que ser humildes. La temporada pasada tuvimos que jugar la Europa Lesgue. Y no conquistamos la Champions desde el 2015. Pero vamos a competir y a soñar. Soñar es gratis”. Pues eso. A soñar porque hay equipo y técnico para hacerlo…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here