El líder ultraderechista Itamar Ben Gvir ha aceptado este miércoles que haya cambios en la legislación israelí para aumentar la transparencia ante su inminente nombramiento como ministro de Seguridad Nacional en el nuevo Gobierno de Israel liderado por el líder del Likud, el primer ministro designado, Benjamin Netanyahu.

Los cambios, impulsados en un proyecto de ley por la oposición israelí, incluyen la obligación de publicar en abierto sus medidas políticas, así como un informe anual ante el Comité de Constitución, Ley y Justicia del Parlamento, popularmente conocido como Knesset.

El futuro ministro de Seguridad Nacional, del ultraderechista Otzma Yehudi, se ha mostrado a favor de estas iniciativas y ha asegurado que el proyecto de ley «arrojará más luz» sobre las actividades gubernamentales del nuevo Gobierno de Netanyahu, según ha informado el diario ‘The Times of Israel’.

Por otro lado, el diputado del Likud Amichai Chikli ha asegurado este miércoles que no tiene problema con llamar «anexión de facto» a las competencias sobre la Cisjordania ocupada cedidas al líder del partido ultraderechista Sionismo Religioso, Bezalel Smotrich, también socio de la coalición del Gobierno de Netanyahu.

«La Administración Civil es un organismo muy problemático y está sesgado en contra de los asentamientos judíos en Judea y Samaria (Cisjordania)», ha explicado Chikli en una entrevista con la radio operada por las Fuerzas de Defensa de Israel y recogida por el diario ‘The Times of Israel’.

En este sentido, ante la polémica que la cesión de competencias podría suponer una «anexión de facto» de la Cisjordania ocupada, el diputado del Likud ha asegurado que no tiene «ningún problema» con esa denominación».

Smotrich tendrá, como futuro ministro de Defensa, importantes competencias sobre la Cisjordania ocupada que hasta ahora dependían del Ejército israelí. Asimismo, podrá nombrar al Coordinador de Actividades del Gobierno en los Territorios (CAGT) y al director de la Administración Civil, responsable de la política civil israelí en Cisjordania.

La Administración Civil depende del CAGT y tiene la última palabra sobre la planificación y la construcción en el Área C de Cisjordania, el 60 por ciento de este territorio y donde viven la totalidad de los 491.000 colonos judíos instalados en territorio palestino. Además persigue las construcciones ilegales tanto palestinas como judías.

La entrada en el Gobierno del ultraderechista Otzma Yehudi, el ultraortodoxo Shas y el ultranacionalista Sionismo Religioso han provocado preocupación internacional sobre las futuras políticas israelíes de la coalición de Netanyahu en la Cisjordania ocupada.

Europa Press

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here