Luego de la alegría que nos dio la selección de fútbol por la obtención de la Copa del Mundo y del gran ejemplo humano y futbolístico que nos da Lionel Messi como su capitán, el gobierno nacional vuelve a cavar la grieta ante un fallo de la Corte Suprema de Justicia. Ahora se informa que el kirchnerismo no quiere reconocer el fallo por el que se le devuelve un porcentaje de coparticipación impositiva a la ciudad de Buenos Aires. Resistirse ante un fallo del máximo tribunal es como decir: acá no existe la república. La república somos nosotros. Y lo hace mintiendo, ya que el sistema de coparticipación federal argentino es una gran mentira nunca del todo bien resuelta por el dominio que ejercen, sobre todo en el Senado, un conjunto de provincias que ni por población ni por producto bruto generado debieran recibir los porcentajes que reciben. Es por esa razón que existen una serie de provincias, dominadas por el peronismo, que funcionan como feudos donde se regala la plata sin hacer ningún esfuerzo. Porque reciben más de lo debido.

Señores cavadores de la grieta, termínenla de una vez, nos tienen cansados, queremos otra Argentina, donde se respete la división de poderes y se deje de mentir permanentemente a la ciudadanía. Queremos permanecer unidos en pos de un futuro de grandeza.

Jesús María Silveyra

DNI 11.045.065

Qué maravilloso festejo el realizado por la obtención del título mundial de fútbol. Teniendo en cuenta que la AFA va a embolsar unos cuántos millones de dólares por el triunfo, no estaría nada mal que colaborara en la reparación de todos los destrozos ocasionados por la celebración; si no, como ocurre siempre, los gastos caerán sobre el bolsillo de los contribuyentes de la ciudad de Buenos Aires.

Cristián A. Bengolea

[email protected]

El martes pasado se recibió al ejemplar plantel de jugadores y personal técnico del Mundial de Qatar. Se produjo una manifestación popular nunca vista en el país. Hubo, obvio, regocijo y alegría en la gente. Pero no todo fue feliz. Era dable esperar cierto descontrol. Pero no al punto de lo que se vio. Manifestaciones de incivilidad por demasiadas personas: vandalismos, saqueos, violencia, exhibicionismos sexuales, incluyendo las de una mujer de edad con los pechos descubiertos, etc. Domingo F. Sarmiento, en su Facundo (Civilización y barbarie), en 1845, dijo que “debían fomentarse la instrucción y la cultura porque son los únicos medios de elevar a un pueblo”. Cuánto tiempo ha pasado desde entonces y los argentinos seguimos sumidos en la barbarie. Se impone, pues, en la nueva administración pública, después de 2023, realizar una acción enérgica de gobierno para revertir la situación.

Alberto J. del Campo Wilson

DNI 10.133.913

En lugar de examinar con espíritu sociológico una expresión divulgada por un así llamado “cronista” (en la que califica de desclasados a los jugadores de fútbol triunfantes en el mundo) prefiero, junto al posible lector de estas líneas, develar la razón de ser de este bautismo ideológico. Porque basados en circunstancias de vida muy distintas cometieron lo que para el cronista es un pecado: seguir porfiadamente su vocación y ocupar sitios relevantes a nivel mundial en el campo académico o de los negocios (mala palabra). Es el ejemplo de Bernardo Houssay o César Milstein o de Albert Sabin y tantos otros, sin olvidar a Marcos Galperin. En el caso de los sentenciados, ese territorio fue el deporte y eso puede ser un agravante. Me permito ahora trasladar el análisis a los “no desclasados”, los que destruyeron prolijamente buena parte del espacio público de la CABA. Me cabe el placer de haber actuado poco pero cerca del equipo que piloteaba el ingeniero Dietrich y que dio como resultado una obra en absoluto inédita en la Argentina: el metrobús. Como testigo de algunas etapas del diseño puedo afirmar que esa obra pública fue pensada para los ciudadanos del AMBA. Ciudadanos estos que, pobres o no, de izquierda o derecha, desclasados o no, pudieran sentarse a esperar el transporte, no mojarse cuando llueva, ni insolarse los días inclementes del verano. ¿Cuál fue el origen de la iracundia con la que mutilaron esas construcciones? Creo en respuesta al cronista que puso una pica en Flandes que el lumpenaje estimulado por ciertos perfiles ideológicos está en la base de las escenas diabólicas registradas el lunes y el martes.

Repasar la bibliografía: ninguna idea basada en el resentimiento y rencor ha dado nacimiento a progresos de la especie humana.

Luis J. Grossman

[email protected]

Es conocida la feroz sequía que está afectando al campo, la que ha provocado una disminución aproximada al 50% en los rindes del trigo en la cosecha que está finalizando, como también la menor cantidad de hectáreas de maíz y soja que se han sembrado y el menor porcentaje de preñez que se espera en la ganadería por la falta de pasto, lo que no solo afectará el ingreso al bolsillo de los productores, sino también en las arcas públicas. Parece que el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, no se ha enterado de la severa situación climática, porque ha dispuesto un aumento del 200% en las valuaciones fiscales de los campos. Recordando a Mafalda: “Otra vez sopa”.

Mariano E. Correa

DNI 10.809.024

Es inevitable realizar alguna reflexión del billete de mayor denominación de nuestro país. Dejando de lado su equivalencia ante otras monedas del mundo, qué representa y que inconvenientes acarrea. Un café con una medialuna en el centro de Buenos Aires cuesta ese monto o muy cercano. Los cajeros pueden dar hasta 50.000 pesos, es decir 50 billetes. Nadie ignora que todo se paga con 1000 pesos o eventualmente con 500 pesos. Los billetes de 200, 100, 50, 20 y 10 (estos últimos siguen circulando a pesar de existir las monedas) los comerciantes casi no los tienen en cuenta. Hay dos caminos urgentes. Cambiar los billetes, restándoles ceros, o emitir billetes de 5000 y 10.000 pesos. No creo que haya argentinos que no opinen lo mismo.

Lucas Castro

DNI 7.603.149

Coparticipación. El kirchnerismo presiona a Alberto Fernández para que no cumpla el fallo de la Corte

“Si no se respetan las instituciones no hay país posible”-Marcelo Esteban González Ofria

“Lo que le están pidiendo es que cometa un delito, eso es inadmisible. Independencia de poderes”- Oscar Lugek

Los textos destinados a esta sección no deben exceder los 1000 caracteres con espacios. Debe constar el nombre del remitente, firma, domicilio, teléfono y número de documento. Por razones de espacio y de estilo, LA NACION podrá seleccionar el material y editarlo. Los mensajes deben enviarse a: [email protected] o a la dirección: Av. Del Libertador 101, Vicente López (B1638BEA)

LA NACION

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here