Un hombre de California, Estados Unidos, que afirmó que los Skittles “no son aptos para el consumo humano” porque contenían una toxina conocida, desestimó su demanda federal contra Mars Inc, el fabricante de dulces.

Jenile Thames desestimó voluntariamente su caso el lunes, según una presentación de sus abogados en Oakland, California.

No se dio ninguna razón para el despido, que fue sin perjuicio, lo que significa que Thames puede demandar nuevamente. Sus abogados no respondieron de inmediato el martes a las solicitudes de comentarios.

Mars fue acusada en la demanda del 14 de julio de poner en peligro a los consumidores de Skittles al usar “niveles elevados” de dióxido de titanio, un compuesto que la empresa privada se había comprometido a eliminar en 2016 en cinco años.

Aunque muchos alimentos contienen dióxido de titanio para agregar color, varios estudios han cuestionado su seguridad a lo largo de los años.

La Unión Europea prohibió este año su uso como aditivo alimentario porque podría dañar el ADN.

Mars, con sede en McLean, Virginia, el 30 de septiembre intentó desestimar la demanda de Thames.

Dijo que su uso de “pequeñas cantidades” de dióxido de titanio no perjudicó al demandante y cumplió con las regulaciones de la Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos

“Estamos complacidos con este resultado y reiteramos nuestro compromiso de fabricar nuestros productos de acuerdo con estrictos requisitos de calidad y seguridad”, dijo Mars en un comunicado el martes sobre la desestimación de la demanda.

Thames, de San Leandro, California, dijo que había comprado Skittles en abril en una tienda QuikStop local y que no lo habría hecho si hubiera sabido su contenido. (Rts)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here