La Aduana dijo que se confirmó una evasión millonaria en el cargamento de comida para perros a través de una maniobra de fuga de capitales y evasión de tributos aduaneros por salto de partida arancelaria. Si bien los hechos ocurrieron entre 2011 y 2015, un tribunal ratificó en los últimos días la posición de la cartera que dirige Guillermo Michel, y ahora el fallo se aplicaría a 38 demandas contra empresas del rubro que enviaban en su lugar al exterior harina de soja y maíz molido.

Según informaron agentes especializados de la Dirección General de Aduanas-AFIP, al tomar muestras de mercadería que estaba siendo exportada entre esos años a Vietman y Países Bajos como alimento balanceado para perros, concluyeron que estaba compuesta en un 90% de harina de soja y un 10% de maíz molido y carbonatos agregados. De esta forma, indicaron que las empresas que realizaban la maniobra fraudulenta, “estaban tributando un 5% en concepto de derechos de exportación, en vez del 35% que aplica a la harina”.

La información oficial explica que las diferentes empresas gozaban entonces de un tratamiento arancelario menor y de intervenciones previas menos rigurosas que aquellas a las que, en rigor, debían estar sujetas. “El leading case a partir del cual la aduana había detectado esta artimaña fue el de la empresa Finning Argentina S.A. Luego descubrió que este tipo de maniobras se habían extendido a otras empresas del rubro y aplicó un ajuste masivo”, aseveran en el comunicado.

El producto estaba compuesta en un 90% de harina de soja y un 10% de maíz molido y carbonatos agregados
El producto estaba compuesta en un 90% de harina de soja y un 10% de maíz molido y carbonatos agregadosShutterstock

“El Protocolo de Análisis es claro en cuanto a que las muestras extraídas consisten en estructuras vegetales en un 100%, con una proporción de harina de soja desgrasada superior al 96% y de maíz molido del 4% donde no se detectan carbonatos y se identifica positivamente la existencia de cloruro de sodio. Esto último no varía la proporción de las estructuras vegetales en la composición del 100% descripta”, indicaron.

Especificaron también que ante las medidas tomadas por Aduana tras percatarse de los hechos, la mayoría de las empresas del rubro apelaron ante el Tribunal Fiscal de la Nación (TFN), que recientemente emitió su primer precedente en el caso “Alimentos y Forrajes S.A. c/DGA s/Apelación”, en el que ratificó la posición del organismo que dirige Guillermo Michel.

Por último, agregaron que la jurisprudencia que establece este fallo aplicaría a otras 38 demandas de empresas exportadoras del rubro que ascienden a un total aproximado de US$28,5 millones en concepto de tributos y 198 millones de pesos en multas.

Juan Pablo Ravazzano, presidente de la Cámara Argentina de Empresas de Nutrición Animal (Caena), expresó su preocupación por los hechos. “Estamos muy preocupados por esto, porque compiten de manera desleal con las empresas que en realidad hacen las cosas bien. Nosotros como Cámara repudiamos estos hechos y toda la información que tengamos que brindar al Estado lo vamos a hacer. Todas las empresas que exportamos legalmente necesitamos que el Gobierno nos ayude, que nos apoye y baje las retenciones, pero esto nos pone en una situación difícil”, dijo.

“Cuando salió el tema de retenciones a la soja, mucho antes de lo de mascotas, salió un tema de la pre-mezcla de maíz y soja, que se vendían a granel, pero esto entiendo que se vende embolsado. Se exportó así evadiendo las retenciones, esto perjudica a la cadena”, sintetizó.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here