Martín Del Rio declaró anoche durante más de seis horas. Tras escuchar la imputación, comenzó su indagatoria con un relato de sus actividades desarrolladas el 24 de agosto pasado, día en que fueron mortalmente baleados sus padres, José Enrique Del Rio y María Mercedes Alonso, en la casa que habitaban en Vicente López. El acusado del doble crimen cuádruplemente agravado contó que se levantó a las 7 y se duchó a las 9. Y trazó su recorrido del día, que lo llevó desde su casa en Nordelta a un encuentro laboral en Santa Fe y Montevideo, luego una reunión en un conocido restaurante-café ubicado en la avenida del Libertador y Bulnes, para continuar con una caminata hasta el Hipódromo de Palermo, momento en el que sostuvo, según dijo, una comunicación telefónica con su padre, y se dirigió al departamento situado en Ramsay al 2000, donde anoche se encontró una pistola Glock 9mm que había sido presentada como desaparecida de la vivienda de Vicente López. También dijo que siguió su trayecto a un departamento, propiedad de su suegro, ubicado en Virrey Arredondo al 2400, donde en su versión estuvo trabajando. Dijo que llegó allí pasadas las 18.30 y el dato interesó a los investigadores, ya que la muerte del matrimonio se estableció un par de horas antes de ese horario. Y se decidió entonces allanar ese lugar.

Dos elementos importantes fueron retirados de la escena del crimen: la pistola utilizada para balear a las víctimas dentro de su vehículo y el equipo que almacenaba las imágenes de las cámaras de seguridad interiores de la vivienda ubicada en Gaspar Campos y Melo. Tras acusar a Martín Melo por el doble homicidio, los fiscales a cargo del caso decidieron buscar en ese departamento de la calle Virrey Arredondo pruebas que pudiesen robustecer la acusación.

Martín Del Rio mencionó en la indagatoria su paso, el día de los homicidios, por un departamento ubicado en Virrey Arredondo al 2400, por lo que la Justicia allanó hoy ese lugar
Martín Del Rio mencionó en la indagatoria su paso, el día de los homicidios, por un departamento ubicado en Virrey Arredondo al 2400, por lo que la Justicia allanó hoy ese lugarRodrigo Néspolo

Los fiscales Martín Gómez, Alejandro Musso y Marcela Semeria imputaron a Martín Del Rio de doble homicidio cuádruplemente calificado por el vínculo, la alevosía, por criminis causa (matar para lograr la impunidad) y por el uso de arma de fuego, delito que prevé como única pena la máxima del Código Penal, prisión perpetua.

El móvil del doble crimen, para los investigadores, fue ecónomico. “La decisión de segar la vida de sus padres tuvo como móvil la circunstancia de no poder prolongar la mendacidad en torno a la operación inmobiliaria referente a la Unidad N°31 B del edifico Château Libertador, en Núñez, y de poner al desnudo la imposibilidad de que las víctimas se mudaran a dicho inmueble, tal como se lo habían encomendado a partir del poder amplio general y de disposición que le habían conferido para ocuparse de ese tipo de transacciones”, explicaron los representantes del Ministerio Público.

Los vídeos clave en la investigación

Durante la indagatoria, el acusado hizo referencia a que utilizaba ese departamento de la calle Virrey Arrendo cuando estaba en la ciudad de Buenos Aires, casi a la par de la utilización de la unidad allanada anoche en Ramsay al 2000. Por eso despertó la curiosidad de los investigadores judiciales. Los detectives policiales buscan una pistola Bersa 9 mm que también figura como desaparecida de la escena del crimen. Las víctimas fueron baleadas con proyectiles de ese calibre. Será peritada la Glock encontrada anoche, pero esperan dar con la otra arma para cotejar ambas con los plomos recuperados en el garaje de Vicente López y la vaina que fue hallada allí.

En el operativo realizado en Belgrano, los investigadores secuestraron dos notebooks, equipos de conexión digital y “documentación de interés para la causa”, comentaron fuentes vinculadas con el caso.

En tanto, el segundo operativo era realizado en el sector de las cajas de seguridad de una sucursal del Banco BBVA, situado en Reconquista 199, esquina Teniente General Juan Domingo Perón, en pleno microcentro porteño.

El motivo de este allanamiento es que Del Río, también en su indagatoria, señaló que allí tenía una caja de seguridad, pero que solo contenía documentación.

Los dos procedimientos fueron ordenados por el juez de Garantías 1 de San Isidro, Ricardo Costa, a pedido de los fiscales de Vicente López Martín Gómez, Alejandro Musso y Marcela Semería, quienes instruyen el expediente por el doble crimen de Del Río y Alonso.

Para los fiscales existe una prueba clave que ya tienen en su poder. Se trata de una serie de las filmaciones donde el sospechoso -según la Justicia- fue grabado por una cámara de seguridad a las 18.37 del 24 de agosto pasado cuando caminaba por la calle Gaspar Campos, a unos 50 metros de la casa de sus padres. Llevaba puesto un barbijo, una gorra y una campera que luce, por lo menos, un talle más grande. Cargaba un bolso-cartera cruzado a la espalda y en una de sus manos tenía una bolsa de tela de una reconocida empresa inmobiliaria. Un elemento similar habría sido encontrado en uno de los allanamientos realizados en los lugares vinculados con el sospechoso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here