19/12/2022 a las 16:05 CET

Hacienda ha pagado 120 millones a 600.000 hogares, lejos de los 2,7 millones de beneficiarios que había estimado el Gobierno | El Ejecutivo debe decidir si el nuevo decreto anticrisis apuesta por los cheques como vía de ayuda contra la inflación para los colectivos más vulnerables

El Ministerio de Hacienda ya ha hecho llegar a las familias que lo solicitaron el cheque de 200 euros, en un pago único, que el Gobierno aprobó en junio como medida de ayuda frente a la inflación para los hogares con rentas más bajas. Un total de 599.081 trabajadores, autónomos o parados, integrados en hogares con ingresos totales por debajo de los 14.000 euros en 2021, han recibido la ayuda que debieron haber solicitado antes del 30 de septiembre pasado. En total, se han distribuido 119,8 millones de euros entre estos casi 600.000 beneficiarios, que son 4,5 veces menos que los 2,7 millones de personas que había estimado el Gobierno como posibles destinatarios de esta ayuda.

Según los datos de Hacienda, el mayor número de beneficiarios se concentra el Andalucía (178.814), seguida de Madrid (74.972), Valencia (69.863), Catalunya (68.802) y Canarias (50.244). Los menores colectivos destinatarios de esta ayuda corresponden a La Rioja (2.314), Cantabria (5.046) y Baleares (5.939).

Gestión de la ayuda

El 25 de junio, cuando Pedro Sánchez anunció esta medida de alivio para los hogares con menor nivel de renta, se estimó que podría llegar a 2,7 millones de beneficiarios, con un coste total de 540 millones de euros. Finalmente, la ayuda solo ha sido solicitada por 599.081 personas. Desde el Ministerio de Hacienda se alude a las dificultades de hacer estimaciones sobre una medida de este tipo, sin precedentes en el pasado.

El plazo de solicitud estuvo abierto en la Agencia Tributaria desde julio hasta el 30 de septiembre para trabajadores o parados pertenecientes a hogares con ingresos brutos inferiores a 14.000 euros y un patrimonio por debajo de los 43.196,40 euros, sin contar la vivienda habitual. Se fijó como condición que los solicitantes no debían ser perceptores ni del ingreso mínimo vital ni de una pensión del régimen general o regímenes especiales de la Seguridad Social ni del régimen de clases pasivas del Estado. La solicitud debía presentarse rellenando un formulario electrónico en el que había que hacer constar los datos identificativos y domicilio del solicitante y de las personas con las que convive en el hogar y un número de cuenta bancaria donde pagar la ayuda.

En espera del nuevo decreto de medidas

La gestión de esta subvención bien ha podido servir como un banco de pruebas de cara a las nuevas medidas contra la crisis energética que el Gobierno se dispone a aprobar en los próximos días, antes del 31 de diciembre, para ayudar a combatir los efectos de la inflación a las familias y empresas más vulnerables.

Desde organismos internacionales como la Comisión Europea o el Fondo Monetario Internacional (FMI) se pide a los gobiernos que dejen de aplicar medidas de efecto generalizado -como las rebajas de impuestos indirectos o la bonificación de 20 céntimos por litro de combustible- y den paso a otro tipo de ayudas, muy focalizadas en los colectivos más vulnerables, y para ello se sugiere la utilización de cheques o subvenciones. Estas fórmulas, sin embargo, conllevan una mayor complejidad burocrática y de gestión.

La opción de los cheques

Unidas Podemos plantea un cheque medio de 300 euros que debería llegar a entre 7 y 8 millones de hogares (casi uno de cada dos del total de 19 millones de hogares en España) con ingresos de hasta 42.000 euros para paliar el encarecimiento de la cesta de la compra. Una medida de este tipo tendría un coste de hasta 2.400 millones de euros. La parte socialista del Gobierno, sin embargo, sigue sin avanzar en detalles sobre el contenido del próximo real decreto ley de medidas anticrisis. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, dijo este viernes que «faltan muy pocos días» para conocer si el Gobierno va a prorrogar el descuento de los 20 céntimos por litro de carburante y si se aprobará alguna medida que alivie los bolsillos de los ciudadanos frente al alza del precio de los alimentos. El presidente Pedro Sánchez precisó el sábado que el Gobierno aprobará el 29 de diciembre el que será el tercer paquete de medidas contra la crisis energética y la inflación.

NOTICIAS RELACIONADAS

En otros países europeos, se está imponiendo la fórmula del cheque como medio de ayuda a las familias frente a la inflación. En Francia, se ha decidido sustituir la actual bonificación general de 30 céntimos por litro de carburante por una ayuda única de 100 euros que se entregará en 2023 a los trabajadores franceses con ingresos mensuales inferiores a 2.000 euros que justifiquen la necesidad de utilizar su coche para ir a trabajar. En Portugal, se ha previsto una nueva ayuda de 240 euros para un millón de familias vulnerables que ya han recibido este año dos prestaciones extraordinarias de 60 euros. Además, el Gobierno portugués ya aprobó en octubre una ayuda de un pago único de 125 euros por cada trabajador con ingresos de hasta 2.700 euros al mes. Alemania ha dispuesto un cheque de 300 euros para pensionistas y de 200 euros para estudiantes.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here