17/01/2023 a las 06:30 CET

Cómo un título menor puede convertirse en mucho más que un título. Podría ser la sinopsis de una película. Pero es la realidad del Barça. Un Barça que necesitaba ganar la Supercopa para conseguir tiempo. El proyecto que está construyendo Xavi tenía la losa de las urgencias y ahora, con este triunfo, la presión se relaja. El técnico ha logrado tranquilidad para proseguir con su trabajo. Y lo ha hecho, además, demostrando que su hoja de ruta es la correcta. Derrotar al Madrid en una final y con una exhibición futbolística es el aval soñado para cualquier entrenador. Xavi ya lo tiene. Y ahora debe seguir con su plan. La transformación que ha sufrido el Barça desde su llegada al banquillo es enorme. Solo faltaba ese título que consolidara el crecimiento del equipo.

Pero esto, lógicamente, no se acaba aquí. La ambición del proyecto es enorme. La Liga es el gran objetivo, el título que daría estabilidad y prestigio. Aunque también se luchará por la Copa y la Europa League, donde espera una mediática eliminatoria ante otro ‘renacido’ como el Manchester United. Xavi estaba doblemente feliz tras conquistar la Supercopa: por ganar al Madrid y por cómo se le ganó. En el Barça siempre es muy importante ganar jugando bien y ante los blancos el conjunto blaugrana dio una lección de estilo, con más ADN que nunca: cuatro centrocampistas para imponer el ritmo y mantener el control. Modelo en estado puro. Protagonismo absoluto para los jugones.

Y en este cuarteto brilló más que nadie el joven Gavi, autor de un gol y dos asistencias, líder insólito del Barça y pesadilla del Madrid. La explosión del canterano es abrumadora. Juega como un veterano cuando todavía tiene edad de juvenil. Debutó en el primer equipo con 17 años recién cumplidos (el 29 de agosto de 2021 Koeman le dio sus primeros minutos ante el Getafe) y en solo 16 meses se ha convertido en un titular indiscutible y en el auténtico motor del equipo. Gavi es una fuerza de la naturaleza que ha visto disparado su valor de mercado: ha pasado de 25 a 100 millones de euros en menos de una temporada y media.

Haría bien el Barça en cerrar, definitivamente, la inscripción de su nuevo contrato antes de que alguien tenga la tentación de hacerle una oferta mareante al jugador. Laporta ya reconoció ayer que es una de sus principales prioridades, junto a la inscripción del contrato de Araujo y la renovación de Balde. Los tres (junto a Kounde y Pedri) son la columna vertebral del futuro que ya es presente. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here