El Ministerio de Exteriores de Perú ha confirmado este martes su decisión de otorgar un salvoconducto a la ex primera dama Lilia Paredes y esposa del expresidente Pedro Castillo, así como a sus dos hijos, para que puedan viajar a México.

Por medio de una rueda de prensa, la jefa de la diplomacia peruana, Ana Cecilia Gervasi, ha informado de que la decisión se basa atendiendo a las obligaciones internacionales y en coordinación con el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos.

No obstante, el Ejecutivo de Perú ha informado al Gobierno de México que Lilia Paredes se encuentra inmersa en una investigación por su presunta implicación en un delito de organización criminal, por lo que se reserva el derecho de pedir en un futuro su extradición, si esta fuera sentenciada.

Asimismo, el Gobierno de Perú ha afirmado que defenderá «con la mayor firmeza el derecho que asiste al Estado», a combatir la corrupción y a asegurar que «los responsables sean juzgados con las garantías del debido proceso para evitar la impunidad».

«El Gobierno del Perú reitera de manera enfática que no existe persecución política en el país y que impera el Estado de derecho, la separación de poderes y el respeto a las garantías de la administración de justicia, incluyendo el debido proceso», esgrime una nota compartida por el Ministerio de Exteriores peruano.

El comunicado la cartera ministerial tiene lugar después de que el jefe de la diplomacia mexicana, Marcelo Ebrard, haya confirmado este martes que Paredes y sus dos hijos, que son menores, han recibido asilo político pues están alojados en la Embajada mexicana en Lima.

«El asilo ya se les concedió porque están en territorio mexicano, es decir, están en nuestra Embajada (…) Es una decisión independiente soberana de México», ha defendido el encargado de la diplomacia mexicana, según recoge ‘El Universal’.

Ya el lunes el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, afirmó que su país tiene «las puertas abiertas» para Pedro Castillo, para su familia y para «todos los que se sientan acosados y perseguidos» en Perú.

La presidenta de Perú, Dina Boluarte, aseguró el domingo que el Gobierno de México había concedido asilo político a la esposa e hijo de Castillo, después de que el exmandatario peruano ya hubiese intentado refugiarse en la Embajada mexicana en Lima el día en que fue cesado por el Congreso.

Europa Press

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here