Un avión de la aerolínea venezolana Conviasa que fue sancionado por los Estados Unidos aterrizó ayer en el aeropuerto de Ezeiza con seis diplomáticos del régimen de Nicolás Maduro que llegaron a la Argentina, según fuentes oficiales, como “avanzada”, para participar de la cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que se celebrará en el país el 24 de enero. Después del desembarco de esos seis pasajeros, la aeronave partió rumbo a Santa Cruz de la Sierra, en Bolivia.

Ante las consultas de LA NACION, en el Gobierno dijeron que los seis pasajeros presentaron pasaportes oficiales en Migraciones y que no había razones para retener ni inspeccionar la aeronave.

El Embraer Lineage 1000 de Conviasa integra el listado de aviones que tienen sanciones de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento de Tesoro de Estados Unidos. La llegada de la nave llamó la atención a la luz del episodio ocurrido el 6 de junio del año pasado, cuando el avión de carga de la aerolínea Emtrasur (subsidiaria de Conviasa) aterrizó con tripulantes iraníes y venezolanos cuyos pasaportes fueron retenidos y quienes fueron luego sometidos a una investigación judicial por supuestos vínculos con el terrorismo.

“Nadie en la Argentina le va a cargar combustible por las sanciones, eso está claro, pero era un vuelo oficial, no bajaron carga, no bajaron armas, solo dejaron a seis diplomáticos y volvió a despegar”, dijo una fuente oficial consultada por este medio.

El avión de Emtrasur que fue retenido en Ezeiza
El avión de Emtrasur que fue retenido en Ezeiza

Según reconstruyó LA NACION, el avión despegó en la mañana de ayer del aeropuerto de Maiquetía en Venezuela, tuvo una escala en Santa Cruz de la Sierra, Bolivia, y de allí voló hasta la Argentina. Emprendió el regreso a las 20:34 desde el aeropuerto de Ezeiza con destino nuevamente a Santa Cruz de la Sierra.

“Qué vendrán a hacer los diplomáticos dos semanas antes de que empiece la cumbre, no tengo idea, puede ser parte de la avanzada de Maduro, pero no había razones para retener el vuelo, y todos los pasajeros que aterrizaron pasaron Migraciones y Aduana con los controles necesarios”, dijo una fuente del Gobierno que suele ser crítica del régimen venezolano, ante la consulta de LA NACION.

El avión venezolano iraní que aterrizó en Ezeiza en junio del año pasado era investigado por Estados Unidos por haber sido utilizado, cuando era propiedad de la aerolínea iraní Mahan Air, por la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán, sindicada por EE.UU como organización terrorista. Sus tripulantes,14 venezolanos y cinco iraníes, fueron investigados por la justicia argentina, que no acreditó sus supuestas relaciones con actividades terroristas o de espionaje, la hipótesis que motivó la apertura de la causa.

Sus pasaportes fueron retenidos entre junio y septiembre por las autoridades argentinas, y en octubre se les dictó la falta de mérito y los sobreseimientos a los 19 tripulantes. Un tribunal de Estados Unidos pidió decomisar la aeronave retenida en Ezeiza mientras el régimen de Maduro le solicitaba a las autoridades nacionales argentinas su devolución. El avión Boeing 747 de Emstrasur aún sigue en Ezeiza.

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here