El Gobierno captó hoy unos $326.000 millones del mercado local con la emisión de tres nuevos títulos, un monto 2,6 veces mayor al que necesitaba para afrontar los vencimientos más inmediatos de deuda que tiene, con lo se aseguró un colchón de $190.000 millones para el resto del mes. La muy buena respuesta del mercado que tuvo se explicó por los precios que terminó validando y las opciones de cobertura que ofreció contra una inflación que no da tregua.

La referencia alude a la tasa del 83,42% nominal anual, que aceptó pagar por la Letra de Descuento (Lede) por vencer en 133 días (el 31 de enero próximo), ocho puntos por encima de la última licitación y cuatro arriba del rendimiento que ofrecía en el mercado secundario. De esta manera, dejó el camino abierto por si el Banco Central (BCRA) quisiera volver a subir algo más las tasas de referencia para la economía local.

Sumó a las letras ajustables por CER (Lecer), con que completó el menú, dado que son instrumentos a caducar a mitad de febrero y junio del año próximo, es decir, antes de que arranque el cronograma electoral de las próximas presidenciales. Fueron papeles también muy demandados (aportaron $122.700 millones y $77.000 millones) dado que el mercado –como avisó la semana pasada el REM- espera que la inflación se mantenga muy alta en los próximos meses e incluso pronostica que llegaría al 84% anual en 2023, aunque en el caso de la más corta se colocó a una tasa negativa del 0,49%.

El Ministerio de Economía informó que en la licitación del día recibió 1613 ofertas de compra por un total $336.939 millones y que adjudicó la gran mayoría de ellas, como muestra el valor efectivo de $320.594 millones adjudicado.

Hay que recordar que el compromiso de la nueva gestión económica es no recibir más asistencias monetarias del BCRA, algo que lo obliga a conseguir no sólo los fondos para pagar la deuda que le vence (refinanciarla), sino a lograr extras que le sirvan para cubrir el déficit fiscal. De allí la premura que muestran desde la Secretaría de Finanzas para asegurar los ingresos, aunque eso los lleva a convalidar costos financieros más elevados.

“El menú de instrumentos que ofrecieron muestra que el Tesoro todavía no ve condiciones de mercado adecuadas para colocar deuda con vencimiento posterior a las elecciones del año que viene. Es decir, salir del cortoplacismo”, observaron desde Portfolio Personal Inversiones (PPI). En el mismo informe estimaron que el déficit primario debería ser de $1.200.000 millones entre agosto y diciembre para cumplir con la meta de 2,5% del PBI.

“Eso implica que frenar el financiamiento vía Adelantos Transitorios requerirá captar $105.000 millones frescos en cada una de las nueve licitaciones que quedan del año”, indicaron, objetivo hoy superado en unos $85.000 millones.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here