15/11/2022 a las 08:26 CET

Ha remitido su caso al popular comunicador en un irónico escrito, por si la humedad tiene un origen «fantasmal», al llevar sin arreglar desde marzo

Un fantasma podría definirse como un espectro de otro mundo que, por regla general, causa pavor. Por lo tanto, entre un fantasma y una gotera parece complicado detectar similitudes. Pero una pequeña fuga de agua puede acabar causando más terror que un fantasma, ya que no se trata de algo imaginario e incorpóreo, por lo que puede acabar convirtiéndose en una molestia muy real. Y si a eso sumamos que la gotera en cuestión se manifiesta inmune a cualquier «espiritismo» técnico o burocrático que pueda eliminarla, pues al final puede resultar hasta comprensible que quien la sufra considere que el caso merece un hueco en programas de televisión dedicados al misterio, como Cuarto Milenio.

Una mierense residente en uno de los pisos sociales de la barriada de Nuevo Santullano ha tomado la decisión de recurrir al popular periodista Iker Jiménez en busca de una explicación para los problemas de goteras que sufre el inmueble en el que reside, construido en 2008 y ubicado frente al hospital de Mieres. El fenómeno paranormal, en este caso, es que Vipasa (Viviendas del Principado de Asturias, empresa pública que gestiona los pisos de titularidad pública en la región) lleva desde marzo sin dar solución a las repetidas quejas de los vecinos para que se arregle la avería. “El problema es que no nos hacen caso”, explican los vecinos. “Lo de la gotera parece un misterio irresoluble, aquí las fugas de agua son como el fantasma de Canterville”, apunta Nuria Velasco, la inquilina que finalmente decidió, ocurrentemente, poner el caso en conocimiento de Iker Jiménez, presentador de televisión popular por sus programas de misterio. 

“Desde marzo intentamos que Vipasa de solución a las humedades que se generan en el techo del portal del edificio, lo que provoca que cada mañana se forme un charco junto a la puerta de acceso al edificio”, apunta Nuria Velasco. Según explican los vecinos, problemas similares ocurrieron con anterioridad en los pasillos de casi todos los pisos. “Vipasa siempre tarda en actuar, pero esta vez hemos tenido que informar infinidad de veces, sin que se nos ofrezca una solución”, señalan los residentes. 

Cansancio

Los vecinos se han cansado de esperar por el arreglo de una avería y han encontrado una ingeniosa forma de replantear el problema. Visto que la fontanería no es eficaz en este caso, han optado por recurrir al espiritismo. Nuria Velasco decidió escribir a Iker Jiménez. “Pensé que era lo adecuado vistas las similitudes con los hechos que se describen en la novela ‘El fantasma de Canterville’, de Oscar Wilde”. En esta obra, una familia se enfrenta a la repetida aparición de una mancha de sangre en la pared del salón de su casa. 

«Queremos que valoren la actividad paranormal y nos surgieran pautas con las que afrontarla», afirma Nuria Velasco

NOTICIAS RELACIONADAS

“Nos dirigimos a ustedes para que valoren la posible actividad paranormal y nos sugieran alguna pauta de actuación para poder afrontarlo”, recoge el escrito remitido a Cuarto Milenio a través de correo electrónico, texto que, a su vez, ha sido remitido a Vipasa. Nuria Velasco reconoce que con su iniciativa no pretende que Iker Jiménez se interese por su caso, sino simplemente intentar hacer reaccionar a Vipasa: «Pensé que al adjuntar el correo electrónico enviado al programa, al menos sentirían algo de pudor y reaccionarían«. De momento, los vecinos siguen esperando. «Lo único que han hecho en todos estos meses es levantar un trozo de techo, pero la gotera sigue ahí». Juan Rubio es el vecino que asume por iniciativa propia la labor de velar por el edificio: «Aquí todos nos respetamos y disfrutamos de una buena convivencia, pero Vipasa no nos hace ni caso«. Tal es el abandono, que los vecinos lo consideran algo paranormal.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here