(Agrega detalles)

Por Philip Pullella

Ciudad del vaticano, 31 dic (reuters) – el expapa
benedicto, que en 2013 se convirtió en el primer pontífice en
600 años en renunciar a su cargo, falleció este sábado a los 95
años en el monasterio mater ecclesiae del vaticano, donde vivía
desde que dejó el cargo, informó un portavoz de la santa sede.

Las campanas repicaron en la Ciudad del Vaticano cuando la
noticia de su muerte se extendió a los fieles en un día
inusualmente cálido y soleado.

El Vaticano informó de que su cuerpo será velado a partir
del lunes en la Basílica de San Pedro y su funeral se llevará a
cabo la mañana del 5 de enero. El Papa Francisco presidirá la
ceremonia, que tendrá lugar en la enorme plaza frente a la
basílica.

«Con dolor les comunico que el Papa emérito, Benedicto XVI,
ha fallecido hoy a las 9:34 en el Monasterio Mater Ecclesiae del
Vaticano. Más información será proporcionada tan pronto como sea
posible», dijo el portavoz Matteo Bruni en una declaración
escrita.

A principios de esta semana, el papa Francisco reveló
durante su audiencia general semanal que su predecesor estaba «muy enfermo». Bruni dijo que había recibido sus últimos ritos,
llamados «la unción de los enfermos», el miércoles.

Los líderes no tardaron en enviar sus condolencias por
Benedicto, quien fue el primer papa alemán en 1.000 años.

«Un cristiano, un pastor, un teólogo: (fue) un gran hombre
que la historia no olvidará», dijo la primera ministra italiana,
Giorgia Meloni.

El presidente francés, Emmanuel Macron, dijo que Benedicto «trabajó con toda su alma e inteligencia por un mundo más
fraterno», mientras que Markus Söder, el ministro presidente de
su Baviera natal en Alemania, lo aclamó como «uno de los
teólogos más influyentes del siglo XX».

Durante casi 25 años, como cardenal Joseph Ratzinger,
Benedicto fue el poderoso jefe de la oficina doctrinal del
Vaticano, entonces conocida como Congregación para la Doctrina
de la Fe (CDF).

Fue elegido papa el 19 de abril de 2005 para suceder al muy
popular papa Juan Pablo II, quien ejerció durante 27 años. Los
cardenales lo eligieron entre ellos buscando continuidad y lo
que uno llamó «un par de manos seguras».

Los escándalos de abuso infantil acosaron a la mayor parte
de su papado, pero se le atribuye haber impulsado el proceso
para disciplinar o expulsar a los sacerdotes depredadores
después de una actitud más relajada bajo su predecesor.

Pero el propio Benedicto reconoció que era un administrador
débil y dijo que mostró una «falta de determinación en el
gobierno y la toma de decisiones» durante su papado de ocho
años, que estuvo marcado por pasos en falso y un escándalo de
filtraciones.

Después de su renuncia, que conmocionó a muchos en la
Iglesia, los católicos conservadores han considerado al antiguo
Papa como su abanderado y algunos ultratradicionalistas incluso
se han negado a reconocer la legitimidad de Francisco.

Han criticado a Francisco por su actitud más acogedora hacia
los miembros de la comunidad LGBTQ+ y hacia los católicos que se
divorciaron y volvieron a casarse fuera de la Iglesia, afirmando
que ambos socavan los valores tradicionales.

El propio Francisco dijo que tener a Benedicto en el
Vaticano era como un «abuelo viviendo en la casa» y que visitaba
regularmente a su predecesor.
(Escrito por Crispian Balmer; Reporte adicional de Angelo
Amante; Editado en español por Javier López de Lérida)

Reuters

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here