El Parlamento de Kirguistán ha aprobado este jueves una enmienda a la ley de garantías para expresidentes que priva a los antiguos mandatarios del derecho a utilizar bienes inmuebles oficiales tras abandonar el cargo.

Los diputados han aprobado la medida, que obligará a los expresidentes a dejar de utilizar estas residencias, incluidas las ‘dachas’ –casas de verano–, un mes después de que hayan procedido al traspaso de poder, según un comunicado del propio Parlamento.

Los expresidentes tampoco podrán recurrir a los servicios de comunicación de la Presidencia, cuestiones que los antiguos jefes de Estado tenían garantizadas de por vida hasta ahora.

Asimismo, la nueva legislación permite a los expresidentes utilizar los servicios de seguridad estatales, siempre y cuando sean costeados por ellos mismos, así como residir en viviendas oficiales si pagan su uso con sus propios fondos.

Hasta ahora, la ley ofrecía a los expresidentes el derecho a transporte público, protección estatal, residencia y atención médica de por vida, además del 75 por ciento del salario recibido cuando eran jefes de Estado.

Europa Press

Conocé The Trust Project

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here