02/11/2022 Act. a las 19:02 CET

El subcampeón de la Europa League acabó su aventura en Champions con seis derrotas y una diferencia de gol de -20

Los escoceses firmaron la peor fase de grupos en la historia de la competición

El Rangers estuvo a nada de tocar la gloria en Sevilla el pasado mayo. Los escoceses llegaron a la final de la Europa League tras firmar una sobresaliente temporada europea. En la agónica final del Sánchez Pizjuán, el equipo de Giovanni van Bronckhorst empató 1-1 con el Eintracht de Frankfurt, por lo que tuvieron que definir el título en penaltis. Un lanzamiento fallido de Aaron Ramsey en la tanda definitiva privó al equipo de volver a levantar un trofeo europeo 50 años después.

El amargo final de Sevilla, no obstante, no era motivo para estar tristes en Glasgow. Parecía que el Rangers había recuperado el prestigio europeo, y lo pusieron a prueba en las rondas previas de la Copa de Europa de esta temporada. Los escoceses, al acabar segundos en su liga, accedieron a la tercera fase clasificatoria. En ella, se deshicieron del Union Saint-Gilloise, con remontada incluida (3-0 en el Ibrox tras el 2-0 de la ida en Bélgica). En los play-off superaron al PSV y confirmaron su presencia en la fase de grupos once años después de la última vez.

El subcampeón de la Europa League quedó encuadrado en el grupo del Liverpool, Napoli y Ajax. Se trataba de un grupo bastante complicado, pero en el que el Rangers se veía listo para competir y demostrar por qué estuvo a punto de coronarse en la última Copa de la UEFA. No obstante, ha pasado todo lo contrario. Y de la peor manera posible. Tras la derrota del martes contra el Ajax (1-3) el Rangers consumó su rotundo fracaso en Champions. No solo han quedado eliminados de todas las competiciones, sino que también han firmado la peor fase de grupos en la historia de la competición. Los de van Bronckhorst fueron apaleados por todos sus rivales, y prueba de ello son los resultados globales cosechados: 0-6 contra el Napoli, 1-9 con el Liverpool y 1-7 contra el Ajax.

NOTICIAS RELACIONADAS

Los escoceses, por lo tanto, acabaron su fatídica aventura europea con seis derrotas y una diferencia negativa de goles de -20. Superaron al que hasta ahora había sido el peor equipo del torneo: el Dinamo de Zagreb del 2011-12, que también perdió todos sus partidos, pero acabó con una diferencia de -19. De estar a unos lanzamientos de penalti de campeonar en Sevilla a convertirse en el peor equipo en la historia de la Champions, y todo en poco más de cinco meses.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here